Etiquetas

, ,

Hoy se ha desvelado que Telefónica tiene preparada su red de distribución de contenidos (CDN, Content Delivery Network), similar a las que ofrecen muchas empresas. Akamai fue la primera, pero hoy hay muchas, entre ellas la propia Amazon. Uno de los problemas en Internet es que a veces el contenido está geográficamente tan lejos que éste tiene que pasar por varias redes diferentes, lo que afecta a la velocidad (es tan rápido como lo permita la conexión más lenta de toda la cadena) y a la latencia (tiempos de espera). Con el CDN se replican los datos en diferentes redes y países, y a cada usuario se le redirige a la copia más cercana a su red. Es es la forma más obvia de evitar saturaciones de un servidor (los datos están distribuidos), y de redes (se acceden por varios caminos diferentes, lo más corto posible). Funciona tan bien que a los fundadores de Akamai se les consideran gurús de Internet (uno de ellos, el que ideó la CDN, murió en uno de los aviones estrellados en el 11S y paradójicamente Akamai fue esencial para seguir esos acontecimientos por Internet).

Para el usuario final es una gran ventaja, para el proveedor de contenidos también. Debido al enorme tráfico generado por vídeos y contenidos multimedia, el tráfico también afecta a los grandes proveedores. Con toda seguridad, el tráfico de vídeos de Youtube debe ser una parte importante del tráfico externo de Telefónica. Hace tiempo que Google negocia con los grandes proveedores para tener una copia local en las redes de esos proveedores, lo que redundaría en una ventaja para ambos.

Pero Telefónica, como poseedora de una gran red en varios países, ha ido un paso más allá. Monta un CDN dentro de sus redes y ofrece los servicios a los proveedores de contenido. Es decir, lo mismo que hacen las demás empresas, pero además apuntando a los grandes. El beneficio para los usuarios sigue siendo el mismo que comenté antes, y para Telefónica tiene varios más:

  • Quita tráfico de sus conexiones a otras redes.
  • Neutraliza las negociaciones de CDN y peering “gratis” que Google ya negociaba antes.
  • Obtiene dinero de esos grandes proveedores de contenido.

Desde el punto de vista de negocio es brillante de tan obvio, más brillante si se trata de un impulso de Telefónica que nunca ha sido un ejemplo de precocidad en los negocios digitales.

Pero lo que se leyó en elgunos medios es sensacionalismo, y conjeturas basadas en la nada.

En Público:

Adiós neutralidad. El proveedor de contenidos que quiera velocidad vip, que la pague.

En El País:

La “monetización” de esta red especial rompe la neutralidad de la Red

[…]

Esta nueva forma de distribución de contenidos podría romper en la práctica el principio de neutralidad de Internet que impide la discriminación de tráfico por tipo de clientes o contenidos.

¿De dónde han deducido ahora que lo mismo que hacen otras empresas desde mediados de los 90 ahora rompe la neutralidad de la red? Romper esta neutralidad implicaría que el proveedor introduce limitaciones de tráfico artificiales para determinado tipos de contenidos o empresas. Pero esto no es el caso que se anuncia, Telefónica lo único que anunció es que replicarán los datos a su propia red, y el que quiera estos servicios tendrá que pagar. Es decir, nada nuevo. Pero lo que antes se veía como ventaja (podéis leer lo que decían de Akamai antes), ahora es un ataque directo a la neutralidad.

No sé si es sensacionalismo adrede, o fruto de la ignorancia. En cualquiera de las dos casos, poco profesional y bastante injusto.

Por supuesto que podría generar conflictos, y que Telefónica podría poner limitaciones a Google o Youtube, pero para ello no le hace falta tener una CDN, lo podrían hacer igual. El peligro real -que no lo creo lo hagan- es que limiten “físicamente” la capacidad de sus conexiones a otras redes, por lo que estarán siempre saturadas… todos los sitios irían más lentos, salvo los que hayan contratado el CDN de Telefónica. Pero eso implicaría directamente un servicio pésimo a millones de sitios, generaría muchas críticas y una estampida de clientes hacia otros proveedores.

En cualquier caso mi párrafo anterior son sólo conjeturas y posibilidades, nada que se haya anunciado o experimentado. Como no es tan difícil enterarse de lo que es un CDN, estaría bien informarse antes de montar semejantes artículos sensacionalistas.

Y para los lectores… un poco de escepticismo, y no amplificar el alarmismo sólo porque junta Telefónica y neutralidad en la misma frase. Google hacía prácticamente lo mismo en sentido inverso (montar sus propias redes físicas), y todos aplaudían la iniciativa.

Actualización: acabo de ver que soydelbierzo también escribió un artículo similar, con más detalles técnicos.