Etiquetas

Google es un intermediario entre el interés de cientos de millones de usuarios y páginas o sitios, también es el intermediario entre anunciantes y editores que venden espacios en sus webs o aplicaciones. Amazon es el intermediario entre fabricantes y distribuidoras y los compradores finales, es además el intermediario entre otros vendedores (intermediarios) que venden a través de la tienda de Amazon, que a su vez tienen contrato con los transportistas, y las tarjetas de créditos, que son intermediarios con los bancos. Twitter es el intermediario entre cientos de millones de usuarios que lo usan para pasarse mensajes cortos. Menéame es un intermediario. Facebook es un intermediario. Google Play o Apple Market son intermediarios entre desarrolladores de app y sus usuarios. Spotify es el intermediario entre otros intermediarios (distribuidoras) y algunos autores con el usuario final. Amazon Kindle es otro intermediario entre otros intermediarios (editoriales) y autores con los lectores. Apple iTunes en tan intermediario como Spotify o Kindle. Dropbox es un intermediario entre sus usuarios finales y el almacenamiento que les provee Amazon S3, que a su vez provee también a Netflix, otro intermediario entre usuarios y distribuidoras y productoras de películas. Los de moda cursos MOOC son intermediarios entre profesores y alumnos, y entre alumnos entre sí. Los periódicos on-line son intermediarios entre decenas o centenares de periodistas y autores con sus lectores.

Cuando alquiláis habitaciones de hotel estáis pasando por al menos cinco intermediarios del sector (quizás el último eslabón sea un HotelBeds que ha comprado y pagado las habitaciones con anterioridad para ofrecer más barato a sus revendedores -se llaman “bancos de camas”-). Aunque alquiléis directamente desde la misma web del hotel, quizás estáis pasando por un intermediario externo que les da ese servicio de gestión de reservas. Incluso cuando compréis directamente en la web de alguna aerolínea, quizás estéis pasando por el sistema Amadeus o Galileo, intermediarios de gestión de reservas.

A pesar de todas estas evidencias claras de que Internet aumentó la intermediación, leo cosas como:

Simona tampoco parece darse cuenta que la X_SGAE es una intermediario en forma de “asociación”, el Partido_X es otro intermediario, ambos facilitados por la intermediación de Internet… los webs y aplicaciones intermediadas por protocolos de aplicación con el TCP/IP de cada ordenador, que a su vez se sirven de los canales de comunicación provistos por “telecos”, que a su vez compran o alquilan fibras de otras… Y gracias a estos intermediarios, y  a otro adicional que estaba presente en esa conferencia que lo transcribió y tuiteó, yo pude enterarme de lo que estaban diciendo.

Todos estos intermediarios me permitieron responder inmediatamente con un tuit irónico:

¿Por qué pasa esto? Simplemente porque la intermediación de todos los componentes de Internet (muchas capas, una sobre otra, de protocolos -hasta el IP es un protocolo de intermediación entre redes- y proveedores) nos permiten una comunicación más eficiente y en “tiempo real”, por lo que aumenta la complejidad de nuestra organización social, lo que requiere que haya más elementos que permitan la comunicación entre personas y entidades tan diversas como localizadas. En cualquier sistema, mayor complejidad exige una mayor número de elementos de comunicación, procesamiento y control.

Esto no es sólo una propiedad de los elementos físicos, Internet o sociales básicos, también afecta a la organización política de las sociedades -otra forma de intermediar-. El país con mayor democracia directa es Suiza, sus cantones son casi ciudades estados, las únicas conocidas donde se puede practicar la “democracia directa”: hay contacto personal y cara a cara entre casi todos sus miembros. Así, estas “democracias directas” suizas decidieron que tendrían un sistema bancario que les benefició durante décadas (fue el refugio de fortunas y activistas diversos, desde comunistas a de ultra derecha). Pero resulta que desde sus países vecinos se empezó a acusar a Suiza hasta de “país criminal” por estas mismas razones, por lo que tras duras negociaciones y reformas políticas estatales, se les  ha quitado esa potestad a los cantones y el estado pasó a regular el secreto bancario. Su democracia directa -más simple y sin representantes “intermediarios”- tuvo que ceder a una menos directa, por la complejidad social-política de su entorno. Los mismos que demandaban que Suiza no sea el refugio de fortunas ilegales hicieron que la democracia directa suiza cediese poder a la representativa estatal, y luego reclaman que haya más democracia directa. Toda una contradicción, pero oculta y hasta forzada por la complejidad de nuestro sistema político-económico globalizado (mucho más complejo que sistemas locales de democracia directa).

¿Es posible reducir efectivamente el número de intermediarios en Internet? Posiblemente, a costa de reducir el número de empresas y aumentar la complejidad y tamaño de éstas. Pero resulta que tampoco queremos eso, por eso elaboramos leyes antitrust y somos muy celosos contra los monopolios. Por lo que es muy difícil que podamos reducir el número efectivo de intermediarios. Al menos no sabemos cómo, todavía.

Lo que sí ha hecho Internet es reducir el “coste transaccional”, por lo que tenemos un sistema más eficiente de comunicación, pero al ser los costes tan bajos también se facilita la aparición de nuevos intermediarios con ideas “innovadoras” o más eficientes de cómo ofrecer un servicio.

Así, por un lado no queremos que haya pocos intermediarios (los llamamos “oligopolios”), por otro la tecnología reduce los costes de intermediación, y los números objetivos nos dicen que tenemos más intermediarios que nunca. La próxima vez que alguien os diga que Internet mata la intermediación, pedid por lo menos una evidencia: grandes afirmaciones requieren evidencias extraordinarias. Y no valen las excepciones, son sólo eso, excepciones que no deberían sustentar la venta de humo, mucho menos las generalizaciones y simplificaciones sesgadas y de propaganda.

PS: Tampoco hay que confundir “facilidad de acceso” con “menor intermediación”. En un sistema complejo, las intermediaciones son las que permiten la facilidad de acceso. Es parte hasta del diseño del protocolo IP, de los programas informáticos y de cualquier organización social.