Etiquetas

Hace tiempo, desde que se comenzó a hablar de la “crisis” que me hago la pregunta, pero me decidí a escribirla rápidamente después de leer el informe que comenta Martín. ¿Qué tienen en común Japón y Alemania? Sin dudas en que ambos han pasado una crisis tan profunda como casi ningún país en el último siglo. La crisis no fue sólo económica, también de régimen, política, social, casi de vergüenza profunda en su propia identidad.

Quizás fue eso que les hizo despertar el orgullo personal de ver qué podían hacer para revertir semejante situación. Y en muy pocas décadas –dos– ambos se situaron nuevamente como países líderes económica, industrial y cultural (incluso creo que tienen otra ventaja que parece un problema, el racismo que hay en ambas sociedades es bastante claro, aquí en cambio intentamos ocultar y disimular el que existe, no ayuda en nada al “debate público” ni a minimizar sus consecuencias a largo plazo).

En cambio aquí en España, con la crisis que ya existe -y la que se vendrá– no hacemos otra cosa que buscar culpables y lloriquear lo mal que los han hecho los demás y lo perjudicados que “hemos sido nosotros”. Afecta a todos los niveles, y todos somos parcialmente culpables, tanto los que han contratado hipotecas que superaba a su capacidad de pago como a las grandes constructuras y políticos que han especulado con la construcción o el terreno urbanizable.

Todos los que estamos en temas de Internet venimos afirmando desde hace tiempo que esto no despegará como tocaría en España mientras la inversión en ladrillo sea más segura y genere más beneficios –increíble e insostenible– que la de apostar por la investigación, desarrollo o empresas que apuestan por algo nuevo –que por definición tiene más riesgos–.

Sabíamos que la única forma de cambiar la situación era que la situación fuese distinta. Pero resulta que ese cambio no se podría dar sin que haya una “crisis”, es la que está ocurriendo. Entonces…

¿Por qué no se oyen más voces optimistas y de ánimos de las ventajas que podría ocasionar esta crisis? ¿por qué se oyen sólo los llantos y quejidos?

En este tema, la de la transmisión sólo del mensaje negativo –que además conviene a unos pocos, los de siempre, que reclaman compensaciones– echo la culpa a nuestros “intelectuales” y a los medios. Desde hace meses sólo se lee lo mismo, aderezado con las tonterías de lo que dicen una rubia o un moreno de un partido rojo o un partido azul. Da mucho más “tribuna” y audiencia el espectáculo y el amarillismo que intentar pensar y transmitir cómo deberíamos atacar la crisis.

Pero por otro lado los grandes culpables somos todos como sociedad. Las crisis suelen ser necesarias para que se puedan solucionar los problemas de fondo y encarar el futuro de una forma diferente. Nuestro gran problema social desde hace años es que dependiamos del ladrillo y la restauración, de allí se pueden explicar muchas cosas, desde el fracaso escolar por falta de motivación –o la excesa motivación por el dinero más fácil– hasta la poca inversión en nuevos emprendimientos.

Esto no ocurre sólo con “crisis económicas”, se observa con todo tipo de “crisis”.

Así la universidad española –como todas las europeas– está metida en una gran “crisis”, el de Boloña, que cambiará todo el modelo. Yo siempre he sido optimista, porque veía la oportunidad de mejorar en aquello que somos manifiestamente mejorable. Pero ¿qué está ocurriendo? Que la mayoría de los alumnos –esos mismos que se quejan de la actual– se manifiestan en contra de los cambios, cuando es casi más fácil y positivo intentar debatir y presionar para obtener los cambios que se vienen reclamando desde hace años.

Así podría seguir, pero mi preguntas de fondo de un simple españolito de a pie e ignorante son:

  • ¿Por qué nos quejamos tanto del status quo pero nos quejamos más de las crisis que ayudan a cambiar ese status quo?
  • ¿Por qué coño hay tanta insistencia de los “medios”, “intelectuales” y políticos en dar vueltas y repetir las mismas y cansinas ideas y noticias que causan más ganas de vomitar que deseos  de hacer algo distinto?
  • ¿Cuándo aprenderemos a sacar el lado positivo de las crisis como han hecho otros países exitosos?
  • ¿Por qué coño hay semejante falta de liderazgo social y político para superar estos cambios con creatividad?
  • ¿Dónde coño están metidos ahora todos esos empresarios exitosos y de fortuna que no tenían que ver con el ladrillo –y se quejaban del problema–? ¿No deberían asumir un poco de responsabilidad y asumir ellos el liderazgo empresarial y de inversiones? ¿O es que están mirando si ahora que han bajado los precios les conviene invertir en ladrillo?
  • ¿Dónde están todos esos ingenieros, informáticos y programadores que deberían estar satisfechos y esforzándose en aprovechar la oportunidad que se les presenta? ¿o no se han dado cuenta que esto puede ayudar que en pocos años este país haya dejado de ser la de los ingenieros mileuristas y promotores millonarios? [*]
  • ¿Por qué coño somos tan especialistas y tendientes a la crítica a otros –sobre todo si están alejados de nuestro círculo de amigos– y tan inútiles en ser creativos y positivos?
  • ¿Cuándo haremos –aunque sea por un año o dos– una parte de lo que han hecho los alemanes y japoneses?… o sin ir tan lejos, lo que hicieron aquellos que se apechugaron con una España destrozada por la guerra civil y la dictadura y ayudaron a ubicarla entre las diez economías más potentes además de las más “progresistas”.
  • ¿Nos hemos convertido en una sociedad burguesa, quejica, extremadamente cómoda que le encanta vivir por encima de sus posibilidades tocando los cojones a sus vecinos?

Ala, ya lo dije.

[*] Sólo saco este tema en particula por “cercanía profesional”.