Etiquetas

,

Si te has sentido ofendido o molesto por el título, deberías conocer a qué estoy parafraseando. Pero se trata de eso, en una red tan diversa de ciudadanos únicos y diferentes conectados por la red [pun intended]  la única forma de conseguir objetivos comunes es detectar y aprovechar los grandes consensos. Esa es la clave, y todavía no hemos sabido aprovecharlo (aunque el #manifiesto fue una primera muestra).

No tenemos grandes organizaciones (como sindicatos, institutos o ministerios) que se dediquen a defender el derecho de los ciudadanos a tener una red neutral (en todos los sentidos). También sabemos que a nadie le gusta ser representado por alguien a quién no eligió, pero que tampoco tenemos elecciones ni candidatos. El escenario en que nos movemos es diferente, parece que no valen las organizaciones tradicionales, ojalá sea así.

La única forma de hacer algo efectivo sobre los consensos de disconformidad con la situación actual es justamente eso: encontrar el consenso que una a la mayor cantidad de personas para hacer algo que tenga efectos reales, no sólo discursivos, y cambien las cosas a mejor. Aunque el cambio sea pequeño, la historia se construye paso a paso  (los cambios sociales drásticos impuestos son los que se han derrumbado por si mismos ¿o hay dudas?).

Este fue el espíritu que guió el “manifiesto” de #nolesvotes: redactar un texto que resuma un consenso amplio y plantear una acción tan sencilla como cómoda y efectiva: no votes a esos tres partidos. Aprópiate de la idea, si quieres. Úsala para lo que consideres sea razonable y que pueda reunir consenso. Hazlo, o no. En el peor de los casos sólo tendrás que ir un domingo a votar y meter una papeleta u otra.

A continuación algunas respuestas a críticas y comentarios que leí por diversos sitios. Por supuesto que son sólo opiniones personales basadas en mi interpretación del #nolesvotes desde su nacimiento. Pero indico con opinión personal aquello que no está reflejado en lo que interpreto es el espíritu de #nolesvotes.

1. No se obliga  nada a nadie, no se envían cartas ni se hacen llamadas telefónicas

Esto es una campaña en Internet, descentralizada y sin que haya “cabezas únicas”. Puedes unirte si estás de acuerdo con la campaña, no lo hagas si este presunto consenso no cuadra con tus ideas. Estás en todo el derecho, faltaba más, como los demás están en todo el derecho de hacer algo.

Quizás te moleste que hablemos mucho de esto por Twitter, tienes razón y puedes hacer algo efectivo: dejar de seguir a los que lo hacen. Puede que te moleste que se envíe a Menéame, puedes votar negativo, o explicar por qué no estás de acuerdo, o directamente puedes ignorarlos. Quizás te molesten tantos blogs hablando de lo mismo, puedes dejar de visitarlos y te ahorrarás ancho de banda. En cualquier caso es tu decisión, no estamos forzándote ni pretendemos que comulgues con algo que no estás de acuerdo.

Pero piensa, si hay tanta gente hablando de lo mismo, algo pasa. Algo no está bien. Ten en cuenta también que esos tres partidos mencionados te molestarán mucho más que esta “anti campaña”: en la radio, en la TV, en los periódicos, en los envíos a Menéame, en las calles, en las paredes, en tus teléfonos, en tu buzón.

Esta “anti campaña” se hace sin gastar un euro de fondos públicos, en cambio esos tres partidos gastarán cientos de millones… para seguir haciendo lo que hasta ahora han hecho.

¿Quién “molesta” más?

2. No se pide el voto en blanco, ni la abstención

Los que elaboramos ese pequeño manifiesto inicial (es sólo eso) fuimos muy cuidadosos en la redacción, sabemos que hay opiniones diversas y que cada una tiene sus razones. No se pide el voto en blanco, ni la abstención (No te pedimos el voto para ningún partido concreto, ni que votes en blanco, ni que te abstengas), sabemos que cada uno tendrá sus propias ideas, sólo recuerda que lo que haga es importante (Tu decisión es importante).

De nuevo, buscamos el máximo consenso, y se pide una sola cosa: el PP, PSOE y CiU merecen ser castigados en la urnas. Punto. Que cada uno tome la decisión basado en lo que cree es la mejor opción. De eso se trata.

Opinión personal

El voto nulo y la abstención no cambian nada, salvo hacer pública la rabia contenida. El voto en blanco es perjudicial para los partidos minoritarios, ya que cuentan para el mínimo de participación para acceder a escaños.

3. No se niegan ni excluyen otros problemas, ni se afirma que este es el más importante

Siempre que hay una iniciativa de movilización aparecen los típicos argumentos falaces de “escépticos universales”, a los que ya se respondió adecuadamente en Argumentario contra NolesVotes. Pero insistiré un poco más.

Hay infinitas excusas para dejar de hacer algo porque hay otras cosas más importantes, desde el elevadísimo paro, los niños que mueren de desnutrición, malaria o SIDA, hasta los gatitos maltratados, pasando por Ruanda, Haití y los mineros en países sudamericanos. Puedes sumar los que quieras, hasta que te encontrarás con que al final acabaremos muertos por un meteorito que se estrellará contra la tierra, si es que antes no desaparecemos por el cambio climático, o la extinción del sol.  Por lo tanto ¿para qué vamos a hacer algo por la desnutrición infantil si acabaremos todos muertos (y habrá cientos de millones de niños que sufrirán mucho en ese momento)?

Supongo que la falacia del escepticismo universal es más que obvia. Perdonadme  un comentario personal fuera de lugar: vaya gilipollez de argumentación. Es la misma que nos decían por promover el software libre, cito unas palabras de Richard Stallman para la ocasión.

No me gustaba lo que estaba pasando. Pero era sólo una persona, sin poder político. No podía hacer nada para obligar a que se cambien las cosas. No soy político, pero sí programador de sistemas operativos. Decidí que lo mejor que podía hacer es usar mis habilidades para hacer un sistema libre.

Eso, cada uno haga lo que mejor sepa hacer.

Opinión personal

No solucionamos nada si todos nos trasladamos a Haití o Ruanda, sólo empeorarán las cosas. También es ridículo pretender que los demás deberían hacerlo si tú no estás dispuesto, por comodidad, por razones familiares, económicas, o las que sean. Quizás sea utópico, tal vez hasta ridículo, pensar que con el #nolesvotes se podrán mejorar las cosas. Pero seguro que sí es ridículo criticar que otros los intenten y tú te quedes tranquilo, sin hacer nada y exigiendo a los demás que hagan más de lo que están haciendo. Mueve el culo, haz lo que pienses que vale la pena para mejorar el mundo, aprópiate del eslógan, pero por favor, deja de suponer que otras personas iguales que tú tienen más obligaciones y deberes que hacer en su tiempo libre.

Si, por ejemplo, crees que la gente debería movilizarse por el paro que hay, que los sindicatos no lo están haciendo, pues mueve el culo y moviliza a la gente. Si lo logras, te aplaudiré. Si crees que el problema del paro también se merece una campaña #nolesvotes, adelante, “todos los fuegos el fuego”. Pero no exijas que lo hagan los mismos que se movilizan por la ley Sinde. Show me the code.

4. La aprobación de la ley Sinde es un ejemplo de libro de corrupción política

Aunque es derivado del anterior, se merece un apartado especial. El tema de la aprobación de esta ley no es un tema superficial, es un ejemplo de libro de un gobierno alejado de la realidad y poco comprometido con valores que algunos consideramos esenciales. Afecta a principios democráticos y constitucionales fundamentales, es sólo un paso más de los tantos que se tomarán para defender los [sus] intereses políticos y los de una pequeñísima minoría.

  • No resuelve ningún problema social, sólo los crea.
  • Fue el resultado de la presión de un gobierno extranjeros y de una minoría interesada por temas puramente económicos.
  • El gobierno designa en el ministerio que promueve esa ley a una representante de esa minoría incumbente (el zorro cuidando del gallinero).
  • La ley quita del medio a los jueces para dictar sentencias sobre temas que competen a los juzgados.
  • Para hacerlo tienen que modificar hasta una Ley Orgánica, y así lo hicieron (está en proceso de enmiendas para ser aprobada).
  • Una comisión política dictará sentencias que están muy ligadas al derecho de libertad de expresión que está en la Constitución. Explícitamente deja fuera a los jueces en el análisis a fondo de las acusaciones.
  • La ley no defiende el interés social ni cultural, sólo el de una industria minoritaria cuyo representante dirije el ministerio que la promovió.
  • Lo hacen sin consenso social, de rondón y con prisas, cuando no hay ninguna situación de emergencia que lo requiera. Se pedía que el tema fuese analizado con tranquilidad porque caulquier buena solución pasa indefectiblemente por modificar la LPI. No hicieron ni lo uno, ni lo otro.
  • Genera inseguridad jurídica. ¿Alguien está seguro que no se puede pedir el borrado de un comentario, o cerrarlo completamente, en cualquier sitio web porque alguien dejó un enlace a una peli en Megaupload o P2P? Respuesta corta: la literalidad de la ley lo permite. El presunto “daño patrimonial” al titular de los derechos lo analizará la comisión, no un juez. El juez estará obligado a acatar la decisión de esa comisión.
  • Doble discurso de los políticos de partidos que han aprobado la ley, algunos casos muy notables como la de González Pons.
  • Se han inventado y falsificado supuestos estudios serios que fueron usados por el ministerio y representantes para justificar la ley, hasta la propia ministra de cultura falsea la historia para justificar su propuesta.
  • Ante el reclamo de los ciudadanos (miles, en el peor de los casos) y de abogados expertos se respondió desde el gobierno con menosprecio y transmitiendo la idea que “son cuatro gatos piratas”.

En resumen, toda una seguidilla de decisiones contradictorias, contrarias en espíritu a la Constitución, a los métodos democráticos, y al interés público. Salpicado todo con escandalosos casos de corrupción, con mucho dinero contante y sonante de por medio.

5. No se reclama el todo gratix, ni se indica cómo debería pagarse

Este es un argumento repetido hasta la saciedad hasta por que disfruta efectivamente de la legalidad de bajar contenido sin autorización. Pero en #nolesvotes no aparece ni la mínima insinuación a este tema. De hecho dice exactamente lo contrario:

No aborda una reforma integral de la legislación de propiedad intelectual, único camino para favorecer la justa retribución de los creadores y artistas

Seguro que hay diferentes percepciones de cómo deberían ser las cosas, algunos piensan que a) la mano invisible del mercado es la que debe decidir, otros b) que se trata de un libre mercado pero que necesita regulación, c) otros que debe haber una compensación en modo de cánon o impuestos, otros d) que no se debería permitir bajar ninguna obra sin autorización.

De nuevo, el #nolesvotes no se manifiesta en este sentido, se trata de nuevo de usar el consenso existente. No hace falta que seas de a), b), c) ó d) para que te “apropies” del #nolesvotes. Sólo que no estés de acuerdo con los métodos usados para aprobar la ley Sinde, que marca en negro sobre blanco la corrupción política de eses tres partidos que la han aprobado.

Opinión personal

Yo creo que sí debería haber una compensación a cambio de facilitar el acceso a las obras culturales sin restricciones (ni legales, ni técnicas). El primer objetivo debería ser divulgar cultura y conocimiento luego pensar los mecanismos y las compensaciones necesarias. Ya sabemos como divulgar fácilmente, pues pensemos en estudiar la compensación en vez de impedir la divulgación, que es lo que se ha hecho. Si hay compensación debería ser gestionada y controlada por la administración, con sus datos públicos. Esto es muy factible, pero les faltó el coraje de asumir el compromiso y oponerse a los “artistas” que prefieren seguir recibiendo las ayudas públicas pero no perder ni un ápice de control.

Por otro lado, hay que comprender que un país con el 25% de los jóvenes en paro, aquellos que más cultura “consumen” estén preocupados porque no puedan pagar. No es lo mismo de alquien que tiene un salario y puede permitirse gastar unos pocos cientos de euros al mes en música, libros, cines y TV por cable. Siempre hay razones detrás del que quieren todo gratix, no lo hacen precisamente porque tienen el dinero.  El todo gratix se cura con la edad, y con ingresos.

No aseguramos el éxito

No sabemos qué puede pasar, lo hacemos desde la total ignorancia de lo que deparará el futuro. En el peor de los casos quitaremos unos pocos miles de votos a esos tres partidos. En el mejor de los casos unos cuantos cientos de miles. Pero tampoco podemos asegurarlo, porque todo depende de lo que haga cada uno de vosotros. Afortunadamente no podemos adivinar qué es lo que haréis.

Quizás sea un fracaso a efectos reales, pero eso no se sabrá hasta después de intentarlo. Después del fracaso aprenderemos qué se puede mejorar y volver a la acción para las elecciones legislativas estatales.

Opinión personal

Aunque las probabilidades del fracaso sean elevadas, no significa que debemos abandonar, o ponernos a llorar antes de recibir el golpe. Es fundamental el buen ánimo, y estar seguros que esta no es la última batalla, en realidad no es siquiera la decisiva. Estamos todavía intentando encontrar la forma, los medios, y el discurso. Paso a paso. De cualquier forma, que nos quiten lo bailado por hacer un pequeñísimo esfuerzo por intentar cambiar aquello que consideramos podrido y asquerosamente corrupto.

Hacen falta muchas batallas para aprender “el arte de la guerra”. Está tonto perdido el que crea que se gana una guerra sólo leyendo el libro de Sun Tzu mientras da lecciones desde su teclado a esa masa desinformada e ingenua.