Etiquetas

, ,


El lunes pasado, entre las 14:01h y las 16:56h del lunes 11 de enero recibí en mi dirección personal 29 correos electrónicos enviados por Jonathan P. exigiendo que eliminemos comentarios que nos dejaban en “situación de ilegalidad” [sic].

Aquí la copia literal (sólo se eliminó un nombre de personal) de todos los correos que recibí (en el blog de Menéame se hizo un breve comunicado para aclarar la situación según las recomendaciones de los abogados).

Esto es lo que exigían:

[…]

1.-  Les requerimos fehacientemente para que en un plazo no superior a 24 horas procedan a la eliminación total de los mencionados comentarios, pues en caso contrario nos veríamos obligados a ejercitar en nombre de nuestro cliente, cuantas acciones en derecho nos asistan en defensa de sus intereses, dada la grave vulneración del honor de mi representado que supone dicho contenido, pudiendo hallarnos frente a un posible delito de injurias e incluso de calumnias (Artículo: 208 C.P.),    con agravante de medio y publicidad (Art 209 C.P),  del cual serían Ustedes completamente co-responsables al reproducirlos en su medio Web, en caso de no retirarlos tras el presente requerimiento.

Tras lo detallado, les solicitamos las siguientes acciones:

– Eliminación de todos aquellos comentarios escritos bajo artículos que alberga su dominio o espacio web sobre nuestro cliente o marca que supongan una vulneración del honor de mi representado y su control posterior.

– Eliminación de metadatos y tags con referencia a los comentarios sobre mi representado que pudieran ayudar a la indexación de las páginas en los buscadores, en particular aquellos comentarios que supongan una vulneración del honor de mi representado.

– Todas aquellas acciones que de buena fe tenga a bien realizar para normalizar la situación de ilegalidad en la que Uds. están incurriendo.

– Así mismo le solicito que extienda este requerimiento en todos y cada uno de los espacios web donde Uds. estén incurriendo en actos similares en contra de nuestro cliente o marca .

Esperando que su buen juicio haga innecesaria cualquier otra acción, y esperando que entienda los motivos que le han llevado a nuestro cliente y titular de marca a solicitar la eliminación de dichos comentarios, aprovechamos la ocasión para saludarles.

[…]

Además, aunque hacen copy&paste de contenido externo, esto es lo que se atribuyen:

ATENCIÓN / Les comunicamos que la redacción del presente requerimiento tiene en si mismo propiedad Intelectual que nos corresponde en exclusiva;  y por tanto no les autorizamos  a su reproducción, distribución, comunicación pública ni transformación bajo ningún medio sin autorización previa.

Los correos fueron envíados desde una dirección 212.145.169.xxx localizada en Vigo, diferente a la ciudad del bufete (usaron sistemas de SalesForce.com para el envío masivo de los emails). El dominio de la dirección de correo del que enviaba era de redpoints.es.