Etiquetas

Como un viaje al pasado, me encontré con el apunte 8 cosas (y mitos) que Linux y el Software Libre deben mejorar. Escribiré y contestaré rápido porque en unos minutos salgo hacia al aeropuerto.

Antes de iniciar, unas aclaraciones (o como dicen en inglés, un “disclaimer“): (1) Unas 2/3 partes del software que utilizo a diario es Software Libre, (2) mi máquina de trabajo principal es una MacBook con OS X, Windows XP y Ubuntu Linux. Hago estas aclaraciones porque cada vez que alguien escribe un artículo como este lo acusan de “winfanboy” o “macfanboy” y se olvidan que quizás quien escribe simplemente trata de ser objetivo, o incluso (como en este caso) simplemente querer ayudar.

Esta es una falacia de autoridad cansina y basado en una autoridad ridículo: soy más objetivo creíble porque instalé o uso un GNU/Linux. Es como ese que empieza su diatriba racista o xenófoba diciendo: “no soy racista, tengo un amigo gitano/negro…” Pero lo siento, se puede tener instalado una Ubuntu y ser un completo ignorante de cómo ha podido crearse esa empresa y y distribución, o de la historia y conceptos básicos.

Habiendo dicho eso, hoy quiero hablar de varios problemas que creo la comunidad deOpen Source (Software Libre)

La comunidad del software libre no es la misma que la del open source. Aunque se compartan licencias y proyectos, las motivaciones son muy distintas. En la primera es ética-filosófica, en la segunda puramente técnica (y desde mi punto de vista egocéntrica desde el punto de vista del programador).

1. El mito de que el Software Libre es gratis.
[…] En este caso creo que la comunidad del Software Libre debe tener un mensaje mas realista que el de “te va a salir todo gratis”

Jamás desde el software libre se afirma eso, fundamentalmente porque el precio no es una motivación ética. En todo caso cuando oye esas afirmaciones debería dudar de que el que lo dice sepa realmente de qué está hablando. Aunque también hay que decirlo, si no tienes costes de licencias iniciales, ya estás bajando el precio sin gastar una hora de trabajo. Empresas como Google o Facebook explicaron hasta el cansancio de que no hubiese sido posible para ellas comanzar si tenían que pagar las licencias de software privativo para todos sus servidores.

1. El mito de que puedes hacer lo que quieras con el Software Libre

En este punto lanza la mayor cantidad de afirmaciones falsas y sin tener idea. Por partes.

Una vez mas, esto es algo que termina disparando el tiro por la culata a muchos consultores, que sin saber las particularidades de las distintas licencias Open Source, implementan sistemas de Software Libre a clientes empresariales.

Critica a los consultores que has hablado, o menciona la empresa. En todo caso la culpa es de ellos, no del software libre, el open source o las licencias.

Sucede que irónicamente (dado el nombre de Software “Libre”), que el Software Libre en realidad no es libre bajo muchas licencias, ya que (como ejemplo) te quita una de las libertades mas básicas de la sociedad humana: La libertad de tu beneficiarte económicamente con el fruto de tu labor.

Ridículo. La primera libertad y más fundamental es la libertad del usuario para hacer lo que quiera con el software de su ordenador. Además ninguna licencia libre impide al autor de un código hacer lo que quiera con sus programas, puede publicarse sólo con licencia libre, o con varias, venderlo, o regalarlo.  O puede trabajar modificando y desarrollando software libre cobrando por ello, o puede incluso vender software libre –como hacía Richard Stallman o la misma FSF– siempre y cuando respete la licencia de los trabajos de terceros.

Se bastante bien (y he escrito al respecto en eliax anteriormente) que “la manera” de hacer dinero con el movimiento Software Libre es cobrando por servicios, y no por el software, pero aquí olvidamos un componente bastante importante: Los que escriben ese software en primer lugar.

Puedes cobrar por el software, ninguna de las licencias de la FSF y compatibles impide la comercialización. Lo que quieres que respetar es la intención y autorización de los otros autores. ¿O pretender hacer negocio con el trabajo de otros sin respetar sus intenciones ni devolver nada a cambio?

Es fácil decirle a alguien “escribe 10,000 lineas de código que haga esto y aquello”, y después tomar el código de esa persona para tu propio beneficio sin darle un centavo, y decirle (mientras le das unas palmaditas en la espalda) “y ahora no te preocupes que harás dinero haciendo consultoría o dando algún tipo de servicio con esto que haz escrito”.

Contradictorio. Si puedes coger código de otra persona es porque el otro así lo ha querido. Y puedes venderlo si tienes mercado. Con el software privativo no puedes hacer nada de esto, ni siquiera usarlo como te apetece.

Uno de los grandes secretos ocultos del movimiento Open Source es que la mayoría de los que donan su tiempo al movimiento rara vez obtienen un beneficio económico de su esfuerzo. Noten que no estoy diciendo que eso sea algo malo, en el sentido de que quien quiera donar su tiempo que lo haga (yo mismo lo he hecho), pero sí me preocupa que una movimiento que haga tanto incapié en la palabra “libre” en realidad le quite una de las libertades mas importantes del ser humano, la de beneficiarse (y sí, de manera egoísta si lo quieren ver de esa manera) de los frutos de su talento.

Nadie está obligado a programar software libre, ni a usarlo, no entiendo que se preocupe por las intenciones de los demás.  Y como dije antes, ninguna licencia prohíbe que el autor de programas haga lo que quiera con ellos, además no se puede, es imposible legalmente –por las leyes de copyright/derechos de autor–

Pero todo esto surge de una confusión más grande. Las cláusulas de entregar el código fuente de software libre sólo se aplican en caso de distribución a terceros (salvo licencias como la Affero GPL que también se “dispara” en ejecución remota) porque aquí entra en juego la libertad de los otros usuarios. Mientras no haya distribución tienes las libertades fundamentales que aseguran todas las licencias libres:

  • Hacer con el software lo que quieras: ninguna licencia de software privativo lo permite.
  • Modificarlo como quieras: ninguna licencia de software privativo lo permite.
  • Libertad para distribuirlo: es una libertad, no una obligación. No tienes por qué publicar ni distribuir nada, pero si lo haces y es de software de terceros debes respetar la licencia que le han puesto.

3. El pensamiento radical de muchos en el movimiento Open Source

Otro punto que creo no favorece al movimiento Open Source en general, es la existencia de muchos radicalistas, que se comportan mas como sacerdotes fanatizados que como ingenieros o consultores.

Un ejemplo, el mismo Richard Stallman (fundador de GNU), a quien admiro por un lado (por sus destrezas técnicas), pero con quien tengo serias diferencias filosóficas sobre el Sofware Libre.

[…]

Richard Stallman no es del open source, está cansado de repetirlo y se conocen sus diferencias filosóficas profundas. Volver a repetir esto es no tener la mínima idea de lo que se está criticando.

Además sí, Richard Stallman es un radical, como toda persona que da prioridad a los valores éticos. Estos valores éticas son fruto de la reflexión lógica, no de religiones, que son todo lo contrario. Pero Richard Stallman es personalmente consecuente con lo que dice, no obliga –ni puede– a nadie a que sea igual que él, no demanda a nadie e incluso se toma a humor su propio radicalismo, por eso se disfraza de San Ignucio (es que todavía hay muchos que no captan la ironía).

O sea, el “radical Richard Stallman” vive acorde a su filosofía, renunció a todo poder como está claro en las licencias. Todo lo contrario que por ejemplo Steve Jobs, cuya empresa hasta demanda a otros porque arrancan Mac OS X en un hardware diferente al de Apple y así violan la licencia, o a escuelas por el logo de una fruta… pero resulta que el perjudicial para el software por su radicalismo es Stallman. Absurdo.

Esta vista radical en muchos casos se enfrenta directamente con varias empresas las cuales piensan (obviamente) en hacer dinero, y si una librería de código bajo cierta licencia implica que estos deban liberar todo su software propietario, o si en el mejor de los casos tengan que molestar a sus clientes diciéndoles que deben instalar esto o aquello ya que no lo pueden incluir en el binario para no arriesgarse a un proceso legal, ese tipo de cosas simplemente cierran muchas puertas.

¿Está defendiendo el “derecho” de una empresa de coger el trabajo de otros y venderlo sin respetar la licencia ni el trabajo de sus programadores que les han autorizado a usarlo de una manera? Seguramente Apple o Microsoft sí que lo permiten para sus programas y no demandarían a nadie si usan sus códigos fuentes sin autorización.

4. La confusión con las múltiples distribuciones del mismo software
Este tema lo vemos claramente en Linux, en donde la cantidad de distribuciones se acerca a 180 (no contando las distribuciones fuera de mantenimiento, que son un sinnúmero mas) […]

Hablando tanto de libertad y ahora se queja de que haya libertad. ¿Qué pretende? ¿Que Richard Stallman u otro “radical” obligue a las empresas a que se fusionen? ¿a que creen más distros? ¿o que la licencia lo prohíba expresamente?

Quiero eso que fuma.

5. El tema de “El Programador Mas Macho”
Otro problema relacionado al punto anterior es que debido a que todo el mundo cree tener la “mejor” solución a un problema, que muchas veces esto conduce a anarquía, y división del software en cuestión. Linux es un excelente ejemplo, en donde podemos citar el eterno debate entre los gestores gráficos KDE y GNOME. Al final los usuarios finales tienen que decidir cual de los dos elegir, pero una vez mas, un usuario común no sabe cobre cuál base elegir, por lo que aunque esto sea bueno para usuarios técnicos que pueden elegir su favorito, para un usuario común y corriente es mejor decidir por ellos y darles un entorno estándar que puedan utilizar en cualquier versión de Linux.

De nuevo, ¿qué pretende? ¿que las licencias prohíban la diversidad? ¿que les impida a lso programadores iniciar nuevos proyectos? No entiendo absolutamente nada.

Además KDE y Gnome no tienen nada que ver con Linux (que es sólo un kernel) y se ejecutan en otros sistemas operativos que no son GNU/Linux.

6. La gran confusión entre todos los tipos de licencias
¿Cuántas personas técnicas conocen que pueden discernir entre los distintos tipos de licencias de Open Source? Muy pocas. Yo mismo acabo de contar 65 licencias diferentes en esta página.

Otra vez. Se queja de la diversidad ¿pretende prohibir que programadores o proyectos pueden elaborar sus propias licencias? ¿acaso se ha leído todas las licencias de software privativo? Cada programa tiene la suya, así que si las empieza a contar debe haber decenas de miles, que es mucho más que “65”.

Pero sí, es un problema, por eso la FSF pide que no se hagan tantas licencias que luego generan problemas legales. Pero el problema de fondo no es la licencia, sino las leyes de propiedad intelectual que obligan a elaborar textos muy complejos para la “autorización”, i.e. licencia.

¿Qué significa eso? Que antes de uno escribir una sola linea de código y reutilizar código Open Source, debe primero hacer una maestría en ciencias legales, o contratar un abogado experto en la materia (ahí van los ahorros del software “gratis”), para saber cuál licencia utilizar. Y eso es un grave problema.

Falso, para usar y modificar un programa internamente ni hace falta leer la licencia si es libre: puede estar seguro que tiene asegurada su libertad. Sólo debe estudiarlas si piensa distribuir un paquete con programas que usan licencias diferentes. ¿Pero acaso no se dió cuenta que con software privativo no lo hace porque ni siquiera tiene la opción? ¿O está defendiendo una especie de “no podemos permitir que la otra gente lo pueda hacer, no podemos permitir que sólo tengan que estudiar las licencias”?

Por cierto, ¿se ha leído y comparado una licencia de Mac OS X o la de Windows? ¿le permite combinar el código fuente con otros sin problemas ni necesidad de estudiar licencias o contratar abogados?

Para finalizar, la FSF y otras organizaciones hacen esfuerzos para compatibilizar licencias, se modifican para ello (como la GPL3 para que sea compatible con Apache) y hay guías. Además, no debe ser tan complicado, yo dedico una hora de una asignatura de un máster para enseñar lo fundamental de las licencias, ni tampoco se ven demandas por el uso indebido. De hecho hay más demandas de Apple o Microsoft por razones de las más variopintas que por problemas de licencias libres…

8. El mito de que Software Libre es utilizado en la mayoría de las empresas

De nuevo confunde la propaganda que pueda hacer una empresa con el uso real de software libre. Pero sí, cualquier empresa que esté en Internet, o tenga una conexión hacia Internet, seguro que usa mucho software libre:

  • Navegador
  • Buscadores como Google
  • Routers
  • Servidores webs
  • DNS
  • Todas las grandes “redes sociales” usan software libre: Facebook, Tuenti, Twitter, Digg, Reddit… Menéame mmm, no estoy tan seguro de esta última🙄
  • El blog de Eliax

No pensé que a estas alturas hubiese alguien mínimamente inteligente que pudise escribir tantas falsedades con argumentos con la falta de la mínima lógica para criticar al software libre, tema sobre el cuál manifiestamente desconoce. No es un problema ignorar un tema, todos ignoramos cientos de miles, pero escribir sobre lo que se ignora y además para criticarlo de esta manera es, como mínimo, un despropósito.

Por cierto, este señor hablando tanto de libertad y no veo que tenga ninguna licencia en su blog, lo que significa que no autoriza a nadie a re-usarlo. Cosas de la coherencia.

Salgo corriendo al aeropuerto…