Etiquetas

, ,

Desde el viernes pasado ONO tenía problemas con algunas webs, llamo el sábado o domingo comentando el problema y me tratan casi de estúpido. Que si reinicié el router, que miran los parámetros, les digo que no es problema de mi modem, sino de enrutado exterior. Me tratan casi como un loco, “señor, es usted el único que tiene ese problema, debe ser su antivirus”.

Ayer martes por la mañana el problema se agrava, vuelvo a llamar, me dicen más o menos lo mismo. Insisto, incluso les comento que había hechos pruebas con el traceroute y que el problema parecía estar en las líneas con Level3.net. Al final, después de darles el coñazo, llama a otra persona y me dicen “puede ser, hay alguna otra incidencia”. Me piden mi número de móvil, email y me hacen el “favor” de “sólo” cobrarme los primeros cinco minutos –45 céntimos– por la llamada. Pero no vuelven a ponerse en contacto.

Esta tarde se solucionó el problema, y me entero que después de casi cuatro días de fallos se dieron cuenta que… el problema estaba en Level3.

Entiendo que alguien de un call center, quizás de un lejano país,  que tiene que tratar con muchos clientes cabreados no tenga idea de lo que le explico y me trate casi de un friki ignorante. Que además me cobren por avisarles del problema y darles el diagnóstico preciso no es descabellado. Pero lo que es muy difícil de entender que en un proveedor del tamaño de ONO hayan tardado cuatro días en darse cuenta que había un problema importante.

No es el único caso, con Acens estoy igual desde hace semanas, pero empeoró bastante hoy. Y eso que también les avisé –y pasé logs de pruebas repetibles– de que tienen metido un firewall mal configurado por el medio.

Tengo ganas de poner un bar –sobretodo ahora que estoy aprendiendo a hacer cocktails pijillos–, creo que sería menos angustiante😦