Etiquetas

, , ,

Me invitaron para un debate-tertulia en IB3 Ràdio para discutir el tema de la “pirateria”, la “Ley Hadopi” y qué se intenta hacer en España. Había representantes del cine, el presidente de la Asocación de Internautas, etc. Aquí el MP3 de los 35 minutos del debate (14 MB).

En mi primera intervención menciono la posible inconstitucionalidad de una ley similar en España:

Artículo 18.

1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

[…]

3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial.

4. La Ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Luego comenté que el cine español recibe más subvenciones de lo que recauda en taquilla (unos 85 millones de euros de subvenciones, poco más de 80 millones de taquilla). Poco más que datos objetivos y opiniones de prestigiosos abogados.

Después de nuestras primeras intervenciones entra en el debate –vía telefónica- Miquel Àngel Sancho, productor, editor y vendedor de discos de Mallorca (Xocolat Centre, Blau…). ¿Cuáles fueron sus argumentos?

Se pueden escuchar a partir del minuto 10:10 en el audio (en catalán). Lo más razonable que dijo es que es falso que sea inconstitucional, que soy un desinformado y que la Ley Hadopi es sólo una cosa “mediática” para avisar (evidentemente no se leyó la ley sobre la suspensión de servicio en todos los proveedores). Todo lo demás ha sido más o menos:

como el señor que habló antes […] que tiene la panza llena […] mucho tiempo libre […] que tiene otros trabajos […] que no tiene argumentos… etc.

Esta gente no sólo desconocen de falacias y ad-hominems, también se consideran los salvadores de la cultura, expertos en leyes, constituciones, los salarios, trabajo y vida privada de los demás. Unos auténticos marrulleros (como han demostrado algunos de la acusación en el caso Soto). No sé qué hago/hacemos luego quejándonos de los trolls en Internet, estos son peores, además convencidos que son los salvapatrias.

No sé si es que estaba practicando para ser portavoz de partido político o de grupo parlamentario. O que simplemente estos últimos son un reflejo de la sociedad.

PS: Casi apostaría que aunque me haya desacreditado de esa forma en una radio pública, con decenas de miles de oyentes –parecía que gritaba a un árbitro desde las gradas del Real Mallorca–, ahora se sentirá muy ofendido porque pongo esto en mi blog con unos pocos cientos de lectores. Incluso pensará enviar una carta llorica a la rectora de la UIB para quejarse y acusar que insulto y promuevo la violencia. Ya ha pasado, más de una vez, me parece que entra en el patrón 🙄