22:25 de la noche, suena mi móvil, llamante 941234995. Número que no conozco. Atiendo.

– ¿Señor Ricardo Galli?

– Sí…

– Buenas noches, soy del Dept. Jurídico de la operadora Ópera. Le llamo porque han enviado una noticia que es calumniosa e intempondremos una querella inmediatamente sino…

– Perdona, perdona, ¿quién me has dicho que eres?

– Del Dept. Jurídico de la operadora Ópera…

– Ya, pero ¿cómo te llamas?

– No le puedo decir.

– ¿Eres abogado?

– Sí.

– ¿Y tu colegio y número de colegiado?

– No le puedo decir.

– ¿Y cómo es que has conseguido mi teléfono?

– No le puedo decir, pero es que es urgente, sino pondremos querella…

– Ya, me llamas a estas horas, a mi número privado, me dices que eres abogado, no me quieres decir quién eres, ni tus datos de colegio, ni de dónde has sacado mi número personal…

– Es que como le dije, es urgente.

– Adiós, hasta luego.

Pensé que era una coña, pero no. Ética profesional, que le dicen. O pobre el becario que le dan estos marrones, a estas horas.

Actualización: acabo de ir a mirar los archivos, se trata de esta noticia, se descartó esta tarde a pedido del autor del envío, el sitio enlazado también recibió amenazas de querellas. Visto lo visto, habría que “abrirla”, no se merecen eso. Para amenazar a las 22:25 de la noche hace falta compartir un buen tinto y jamón, ya ni en eso piensan 🙂