Etiquetas

Hace muchos días que no escribo, podía y tenía ganas de escribir sobre algunos temas. Como el enésimo flame anti-cancamusa (seré raro pero para mí no hay peor cancamusa que hacerse famosillo sólo  criticando e insultando obsesivamente a otras personas) o ridículas denuncias (además admitidas por nuestra justicia en crisis). Pero me estoy controlando para no hacerlo.

Soy muy cabezotas y me gusta discutir y debatir. Pero al mismo tiempo me ponen de muy mal humor muchos tipos de comentarios habituales, los eslóganes sin argumentos, la carencia de una mínima lógica, la falta de escepticismo, el “egoísmo social”, el “tú más”, los insultos, etc. Eso hace que pierda horas en largos debates en comentarios en el blog. Pero eso no es lo peor, esos debates me dejan de muy mal humor, agobiado, amargado, pensando que todo es una mierda que no merece el mínimo esfuerzo porque no hay solución.

Hace unas semanas me dí cuenta que al final no tiene sentido, ese mal rollo me impide disfrutar de otras cosas más importantes.Al final del día lo importante son mis hijas –que son espectacularmente divertidas–, mi familia, mis amigos, mis proyectos personales y mis clases –casi en ese orden–.

Aunque podría hacer otras cosas para rebajar el estrés que supone publicar un apunte, también me resisto.

Podría cerrar los comentarios. Pero no concibo un blog sin ellos.

Podría escribir chorradas como hacen muchos, en la blogocosa manda el copy&paste y poner imágenes o vídeos chorras de otros sitios. Pero además que ya hay muchos, ya superé la adolescencia.

Así que me lo tomo con tranquilidad. No cerraré el blog, pero no puedo asegurar una frecuencia regular, ni siquiera que siga activo. Cuando crea que tenga algo interesante que decir y tenga el humor para aguantar flames o trolls lo haré, mientras tanto me limitaré a la comodidad de poner notas cortas.

Quizás pierda algunos lectores y comentaristas que ya considero amigos, disculpas a ellos, sólo se trata que el final del día…

PS: Me gustó mucho como explicación de fenómenos cada vez más comunes.