Etiquetas

Me enteré por la prensa, y me gustó el comentario de Eduardo Arcos (acabo de ver también el “entristecido” apunte de Martín Varsavsky). Siento mucho que hayamos perdido un proyecto español, en España, fundado y liderado por un norteamericano con un equipo de buenos profesionales todos ellos “de aquí” pero con una proyección internacional. Lo siento aún más por Anil, al que conozco poco pero me cae muy bien y al que siempre le dije que con los gastos mensuales y las dificultades para conseguir la financiación yo no podría ni comer. Sin embargo él seguía con toda la ilusión, además consiguiendo financiación extranjera.

Lo siento mucho, con la necesidad que tenemos de “start ups” y emprendimientos locales me da mucha pena que caiga cualquier proyecto de este tipo en España, no me alegra nada ni aunque sea el proyecto de la persona que más tirria tenga. No sobran proyectos, así que entristece, aún más si conoces a los involucrados.

No iba a escribir todo esto. Pero resulta que primero recibo un pingback, y luego un comentario del mismo blogger que no entendí nada:

disculpa que me desvie del tema pero tú como Alonso, Dans, Varsavsky y otros, con vuestro posicionamiento en el caso Mobuzz, tenéis una gran responsabilidad, muchos jóvenes en la Red con espíritu emprendedor siguen vuestras indicaciones y, por tanto, tenéis que analizar con objetividad lo que ha pasado y explicarlo, a lo mejor tenéis que realizar una autocrítica y aceptar críticas. Es vuestro reto inmediato porque la frontera entre un gurú y un charlatán es muy frágil.
Os invito a leer mi entrada y abrir un debate sobre el tema.
http://www.rizomatica.net/gurus-y-charlatanes-en-la-red/

Supongo que esto debe ser por mi pequeño apunte Salvar a MobuzzTV, o para atraer visitas.  Porque además de ese apunte donde cuento hasta los detalles de cómo me enteré, no volví a escribir –ni saber– nada de Mobuzz. Absolutamente nada, hasta que escuché lo que explicaba en el EBE08.

Así que no entiendo qué debo explicar, por qué eso de “charlatanes” o la “falta de claridad” de los cuatro gatos que hemos intentado ayudar y dar ánimos.

¿No me cree lo que conté? lo siento, no llevé notario, pero es fácil de verificar que no tengo absolutamente ninguna relación con MobuzzTV salvo la de haber compartido algunos cigarrilos y copas con Anil en alguna discoteca [*]. ¿Que no debería haberlo dicho? No pude evitarlo, pero fui honesto y puse el disclaimer correspondiente para que quede clara la relación. ¿Le parece mal que haya intentado poner los dos céntimos para ayudar a un proyecto que me parece interesante y de una persona que conozco? Lo siento, no suelo hablar de las empresas de amigos, pero este era un caso extremo y me había entristecido mucho la situación.

Esa es la explicación completa y veraz que puedo dar. Pero el problema es otro, más general y que generó mucho debate y críticas en la blogocosa. Me abstuve de dar mi opinión, pero ahora con la mala noticia ya definitiva no puedo aguantar callarme ante algunas barbaridades que se han escrito.

Esta es una sociedad o cultura que si pones en marcha algo muchos te criticarán ferozmente y se alegrará si te va mal. Un país en el que si eres honesto, cuentas tus problemas y pides una pequeña ayuda para seguir ofreciendo un producto gratis –además dando ejemplo con una licencia Creative Common– algunos te ayudarán, pero muchos sólo se dedicarán a criticar, no sólo a la empresa, sino también a sus amigos o los que hayan intentado ayudarte. Otros te dirán que estaba claro que no funcionaría un sistema con ingresos sólo de publicidad, pero si hubieses intentado cobrar te hubiesen acusado de no entender la realidad de Internet al mismo tiempo que buscan los vídeos en rapidshare.

Parece que la preocupación del comentario anterior es por los “jóvenes emprendedores” que según éste “siguen nuestras indicaciones”. No debe ser verdad –no soy un emprendedor de los de verdad– , y aunque yo suelo dar indicaciones a nadie de cómo llevar su negocio –porque yo tampoco lo sé– esta vez daré unos pequeños consejos:

Estimado joven emprendedor, si piensas montar una “start up” en España tendrás primero problemas de financiación, esto no es Silicon Valley, a menos que seas amigo, pariente, cuñado o enchufado de consejeros de bancos o grandes empresas. Si no lo eres deberías hacer algo que no requiera grandes inversiones ni tengas gastos fijos importantes –quizás debas trabajar sin cobrar durante años–. Sí, ya sé, eso limita mucho lo que puedes hacer, pero si lo necesitas deberías buscar financiación en el exterior.

Pero en realidad cualquiera de las opciones anteriores es mucho más fácil de lo que te vendrá luego si tu proyecto se hace más o menos conocido.

Al contrario de lo que ocurre en EEUU o países de otras culturas, aquí no vendrán a intentar ayudar o hacer críticas constructivas, sino a buscar la forma de joderte. Te criticarán ferozmente, en general sin razones, o por las más peregrinas como que ellos no lo hubiesen hecho así, y nunca te consultarán o intentarán saber qué está pasando.

Los otros… pues nada, que hablen de tí aunque sea bien. Luego de un tiempo te dejarán en paz y se meterán con otros. En ese momento podrás empezar a relajarte y disfrutar de haberlo hecho… o de haberlo intentado. El tiempo te dará la razón, incluso te mencionarán y recordarán en libros pagados por una fundación de alguna operadora, especialmente si acabas trabajando fuera el país (está bien eso, es como los homenajes a los muertos, pero cuando todavía vives).

Luego, si esas críticas no te afectan el negocio se meterán contigo y te buscarán secretos y pecados privados por todos lados –o se los inventan–, así que es mejor que tengas un pasado y un presente inmaculado. Si más tarde tienes problemas financieros los críticos se relamerán y escribirán “ya lo habíamos dicho que no tenían modelo de negocio”, o “¿cómo pretendían hacer negocio con esos gastos?” aunque no tengan idea de cuánto cuesta poner en marcha el proyecto y no hayan puesto un duro para financiarte.

Estimado emprendedor, posiblemente el proyecto no pueda continuar y tengas que cerrar dejando en la calle a gente que ya es tu amiga, a veces como la familia. Posiblemente haya habido errores tuyos y otros circunstanciales, pero son naturales cuando se hace algo que no está probado previamente. Los que te financiaron lo entenderán perfectamente, ya que así funciona, es la dificultad y riesgo de poner en marcha y financiar negocios, sobre todos proyectos novedodos. Pero muchos de esos que quizás disfrutaban gratis de tus productos y que ni siquiera han puesto un euro cuando has pedido donaciones te acusarán, te tratarán casi como un estafador o mentiroso.

Pero eso no es todo, avisa a tus amigos que tampoco intenten ayudarte, lo más probable es que le pidan explicaciones incluso a ellos.

Seguramente si el mismo proyecto fuese de Google, Apple u otra empresa extranjera que hace exactamente lo mismo y además informa que pierden 50.000 euros al mes, tus más feroces críticos aplaudirían animadísimos porque “este país atrae inversiones y proyectos y además 50.000 euros al mes de gastos no es nada para un proyecto de esas características”. Es raro, pero lo he visto varias veces. He visto incluso cosas más raras, que los “listillos” y “cantamañanas” sean felicitados o tomados como ejemplos –¿será por eso que que la política es mejor negocio con menos riesgo?–

Todo esto es lo que suele pasar, joven emprendedor.

Seguramente lo anterior influye en que haya pocas “start ups”, o quizás es la inversa, no lo sé. Prepárate, que no te afecte personalmente, les pasa a casi todos y ánimos con lo que hagas. Si eres honesto y te esfuerzas tendrás el apoyo de mucha gente que deseará que te vaya bien y reconocerá tus méritos y esfuerzos aunque no lo explique cada día en el blog.

Anil, ánimo, tú sabes esas cosas mejor que yo. Seguramente lo intentarás de nuevo, pero no cambies de país :-)

Disclaimer: no tengo nada de información de MobuzzTV o Anil desde el EBE08 donde escuché parte de sus explicaciones públicas y luego ví el vídeo en caspa.tv. Tampoco volví a hablar con EDans o Varsavsky. Así que cabe la posibilidad que peque de incauto o desinformado.

[*] Una anécdota muy divertida que tuve con Anil cuando le conocí personalmente, estábamos en Menorca hace casi dos años. Casi todo el mundo estaba con chicas, parejas o mujeres, menos Benjamí, Anil y yo. Además nos habíamos quedado sin tabaco y no conseguíamos en la zona del puerto de Maó. Nos reíamos de nuestra propia “desgracia”. Al final hicimos los 40 km a la discoteca –en un pueblo muy pequeño– sin tabaco. Cuando llegamos me acerco casi corriendo a la entrada donde estaba el que cobraba y un guardia jurado. Les pregunto se había máquina de tabaco, me dicen que sí había una máquina adentro. Me doy vuelta emocionado y le grito a Anil: “Anil, follar no follaremos, pero fumar, vaya si fumaremos”. Hasta el guardia jurado se acercó riendo para felicitarme por la frase. Lo que no recuerdo es si nos dejaron pasar sin pagar.