Etiquetas

, , ,

Como comentaba en el apunte anterior, Hernán dió una magnifica conferencia para cerrar el EBE08. Su tesis fundamental es que no tiene sentido llamar “blogger” o “bloguero” –y que por lo tanto con el tiempo desaparecerá– ya que es llamar al “oficio” con el nombre de la herramienta.

Nunca, en todo ese tiempo, a nadie se le ocurrió bautizarme cuadernero, ni pizarronero, ni carpetero, ni olivetero, ni wordperfectero, ni impresor de chorretero.

Tiene razón, pero hay un matiz importante, no creo que todos los que escriban en blogs sean escritores.

Yo escribo en un blog, pero nunca he pretendido ser “escritor”, de hecho nunca quise serlo. En todos mis estudios me ponían de muy mala leche, me parecían una pérdida de tiempo, las asignaturas de “letras”. No soportaba tener que escribir las redacciones que nos pedían, como tampoco los estudios de las estructuras del lenguaje o las obras literarias.

Y aquí estoy, escribiendo primero en un weblog colectivo desde 1998 y en mi blog desde 2004 (además hablando mucho de temas éticos-filosóficos, cuando una de las asignaturas que menos me gustó en mis estudios universitarios fue la anual de Filosofía).

No sé si es por cambios de la edad o algo inherente de estas herramientas. Escribo apasionadamente cuando nunca tuve la pasión, deseos, o el mínimo interés por dedicarme a escribir. Así que no me atrevería a llamarme escritor, es demasiado, a menos que el “formato blog” haya bajado las estándares en este sentido.