Etiquetas

, ,

Disclaimer muy importante: Martín Varsavsky, fundador e inversor en FON, es inversor y socio de Menéame Comunicacions S.L. vía  JAZZYA Investments desde enero de 2007. Por lo tanto este apunte sólo tiene la credibilidad que se merece por lo que expresa, no por su “objetividad” o “neutralidad”. Incluso puede ser tomado como “publiapunte”, a lo que el autor no pondrá reparo alguno.

En mi antiguo blog he sido muy crítico con Fon apenas fue fundada. Primero y fundamentalmente porque no cumplía la licencia GPL, luego por un problema de seguridad. Después de unos duros debates públicos mantuve conversaciones con gente de FON donde me contaron los problemas con el desarrollo incial, sus planes de inversión y desarrollo, y que se iban a solucionar todos los problemas de licencias y desarrollar un nuevo sistema de autentificación y control –como así fue–. Por ello dejé de hablar de FON, la siguiente vez fue cuando lanzaron la Fonera y me enviaron una para que la pruebe y verifique que el código cumplía las licencias.

En ese apunte comento que no estaba de acuerdo con el DRM. En conversaciones privadas con Martín Varsavsky le di mucho el coñazo con el tema. Me explicó los problemas que tenían: que el DRM era una “protección” básica ya que habían invertido millones de euros en el desarrollo y aún así las vendían subsidiadas, que tenían problemas con los fabricantes de chips (especialmente el de WiFi), que querían evitar problemas de seguridad en el sistema de autentificación de Fon, que había inversores importantes que no lo entenderían, etc. etc.

Aún así le insistía en que el diseño de la Fonera estaba muy bien –sobre todo el hecho de poder definir más de una red WiFi– y que podrían vender una versión no subsidiada sin DRM.

Le intentaba convencer que eso aumentaría el interés y facilitaría el hacking, que podrían hacer cosas interesantes y que además serviría para fomentar el desarrollo de redes libres que a su vez aumentaría el interés de redes como Fon. Aunque me comentó varias veces que seguramente sacarían un versión sin DRM en cuanto pudiesen (me hablaba de la Fonera 2 y de la versión con USB) y estaba al tanto de los nuevos desarrollo de Fon, no volví a hablar del tema, me da vergüenza hablar –bien o mal– de la empresa de alguien que es tu amigo o socio.

Sin embargo esta vez creo que es muy importante.

El día 3 de octubre recibo un email de Jordi Vallejo, CTO de FON, avisándome que tenían la nueva fonera USB disponible en beta para desarrolladores y que me enviarían una para que la pruebe. No tenía más información, por lo que comenté antes tampoco escribí sobre el tema, pero me llamó la atención ese “interés”, me olía a que vendría sin DRM (todavía no me ha llegado así que no lo sé de “primera mano”).

Pero esta mañana recibo un email de Martín Varsavsky que me dice literalmente:

Subject: seguimos tu consejo!
sacamos la fonera totalmente hackeable con USB
te vamos a enviar una, ¡gracias!

Si es verdad y eso significa “sin DRM”, es un notición. Si Fon fuese de Silicion Valley la noticia ya estaría en portada de Techcrunch o Digg.

Que después de los millones de euros que han gastado en desarrollo y fabricación del harware ahora lo “abran” yendo en contra de la tendencia habitual de aumentar las restricciones –y meter DRM hasta en las lavadoras– es para alegrarse  y estar orgulloso que eso ocurra en este país.

Aunque las críticas y flames anteriores podrían haber sido más “civilizadas” —mea culpa y disculpas por lo que me toca– el resultado final ha sido muy bueno: redes WiFi de una empresa española que ya es multinacional, con desarrollo de software y hardware local con millones de euros de inversión, y que además sea software libre y sin las restricciones del DRM es espectacular. No podía evitar contarlo, me alegró el día y me deja finalmente un buen sabor de boca de una experiencia personal bastante agria.

Insisto: Releer el disclaimer y poned mucho en duda mi objetividad, seguramente peco de exceso de entusiasmo y completa falta objetividad. Además creo que esta información todavía no es pública, por lo que podrían agradecerme por facilitar un “viral”, o por abrir la boca con información “reservada”. Ya lo sabré en pocos minutos.