Etiquetas

, ,

Ayer estuvimos con Benjamí en la oficina y en la casa de Martín Varsavsky –el aeropuerto🙂 [1]– en larga sesión de brainstorming. Muy buena, relajado y útil, pone las cosas en perspectiva.

[1] Los trucos que hay que hacer para fumar un pitillo, me hizo recordar al tercer capítulo de la segunda temporada de The IT Crowd, aunque con muchas mejores vistas.

Entre otras cosas hablamos de mi idea de vaporware, no está convencido con la idea, asegura que para la complejidad que se requiere –y el dinero– requeriría que fuese un wild success pero que piensa que es más de nicho. De todas formas nos hizo una propuesta mejor, con la que contamos con su apoyo, así que lo más probable es que el proyecto se haga como un spinoff del Menéame.

Eso obligará a comenzar con un diseño más chapucilla, o al menos menos ambicioso, y depende del uso que tenga sería más fácil conseguir inversores que inviertan dinero para mejorarlo. Así que así será, a ver si en pocas semanas solucionamos unos pequeños detalles de financiación para poder empezar y logramos el acuerdo con una agencia que llevaría la publicidad del Menéame. Esto último era lo “novedad”, no habrá nada intrusivo, es condición sine qua non, y en eso parece estamos de acuerdo. El próximo jueves vienen a Palma para que negociemos.

Para el vaporcito se necesita muy poco dinero, pero tendremos que contratar o pagar para que nos echen una mano en espectos puntuales de diseño o desarrollo (y estoy en la gran duda si usar Ruby on Rail o Python con Django, técnicamente me tira más la segunda, ¿opiniones?).

O sea, con suerte y si no pierdo las ganas, el Menéame tendrá otro servicio, aunque estará bastante separado del núcleo –salvo la autentificación– y seguramente sólo en inglés en una primera fase.