Etiquetas

Hice una pequeña saga –muy en serio pero de racachondeo– para volver a mis épocas de provocador nato [sic de algún periodista] y hacer un poco de higiene mental y de autocrítica –yo también escribo de la SGAE, el canon y algún que otro boboapunte, de software libre poco me queda por contar que no se sepa o que no resulte ya un poco casposo–.

La pensé y planifiqué muy poco, sólo los dos primeros y más o menos lo que quería decir en el último –sobre todo mosqueado a partir de esto [1]–. Sabía que las respuestas y comentarios –y esperar algún “accidente” como ha ocurrido– iban a dar mucho mejor chicha que mi pobre imaginación.

[1] Hace unos días han empezado los de Ciudadanos, más spam demagógico, espero que se detengan y no me obliguen otra vez a acabar en baneos y flames masivos.

  1. ¿Qué es la procrastinación?

  2. ¿Qué es un boboapunte?

  3. Por qué es mejor tener comentarios en los boboapuntes

  4. WTF? Avances en bases de datos

  5. La blogocosa es un coñazo

Creo que la serie ya no da para más por ahora.

Por supuesto no todo es bobo ni tampoco todo es un coñazo. Aunque sí es verdad que están de moda los boboapuntes y que la bloguería política ha invadido de forma artificial y forzada –no fue un proceso natural– a la blogocosa. En los últimos años, especialmente el último, se ha perdido mucho del espíritu “personal” de los blogs. Hoy parece que es una lucha por tener el mejor click ratio en el AdSense y prácticas SEO para aparecer primeros en las búsquedas de palabras “claves”. Cualquiera que sabe montar un WordPress abre una red de blogs, hay casi más redes de blogs que blogs🙂

Cuando comencé con el Menéame pensé que el futuro de éste estaba en los blogs, creía que la blogocosa era mucho mayor de lo que realmente es. Una parte importante son blogs y redes de blogs que se dedicar a fusilar contenidos de otros que a su vez han fusilado de otros… etc. Incluso hay algunas “revistas clones digitales” que cogen noticias ya divulgadas, la pasan por cocina donde la resumen en un párrafo muy amarillista, y ala, a llamar la atención –suelen acabar por el Menéame–.

Resulta que no, que me parece que hay poco más de lo que se ve a menos que uno busque y se quede enganchado a “desconocidos” blogs que siguen siendo personales y por lo tanto con una frecuencia de actualización muy baja. Hoy se lleva lo de publicar varios al apuntes día aunque haya poco que contar –y casi nunca una reflexión–, con el efecto negativo que le gente empieza a eliminar los feeds de aquellos cuya frecuencia es menor y se acostumbra a los apuntes fast food.

Sin embargo entre esos hay muy buenos blogs, a veces me da un poco de rabia que estos nunca aparezcan en la multitud de rankings que han aparecido.

Así que ahora cambio el chip por unas horas. Comenzaré proponiendo algunos de esos blogs que raras veces salen citados ni son invitados a eventos y saraos, pero que disfruto mucho de leer sus reflexiones y/o reseñas de noticias… cuando escriben. A continuación cuatro sin seguir ningún orden:

No puedo dejar de recomendar también a un guiri:

Agradeceré sugerencias para surtir de vidilla e inteligencia a mi Akregator🙂