Etiquetas

, ,

Hace unos días en el Mundo Real™ me llegó un correo caracol del Instituto Nacional de Estadística que enviaron a 17.000 personas con título de doctor –No Soy Digno™–. Cuando abrí el largo formulario exclamé ¡Dios mío! ¡está lleno de letras!

Me daban la opción de rellenar el formulario vía web, siendo un geek no pude evitar la tentación de abandonar el Mundo Real™ y pasarme a Matrix. Pero cuando intenté hacerlo salía siempre el mismo error, incluso recargando la página:

encuesta doctores

Como haría cualquier geek lo primero que hice fue buscar en Google, ¡Dios mio! ¡es MS Access! Are you from the past?

Es un WTF en toda regla, digna de una página de jurgol™. Me obligan a procrastinar para ver si mañana está resuelto el problema.

Me quedé sorprendido, como se ve en la autodefinida foto de abajo:

sorprendido

Aunque el número no deja de ser curioso, por ejemplo no es divisible por 2 ni 3, el primer factor primo es 5. Además si se divide en dos partes quedan 8.000 y 4.005, ahora quitamos 5 –su primer factor– a 4.005 y queda en 4.000. Ahora 8.000 dividido 4.000 es 2, aunque el número no era par en un principio. Además coincide que 4.000 es justo la mitad de 8.000, y este último es el doble de 4.000. No sólo eso, ambos son divisibles por 20, 21, 22, 23, 24 y 25.

¡Dios mío! ¡está lleno de doses!

El número tiene otras peculiaridades, el error original tenía 5 ceros ¡igual que su primer factor primo! pero al hacer las operaciones anteriores nos quedan 8.000 y 4.000, que entre los dos tienen 6 ceros, que es justamente el doble de 3, ¡el número de ceros de cada uno! Todo un misterio de Matrix en el Campus de Redmond, debe tener relación con el primo de Mersenne pero ni Euler ni Fermat pudieron encontrarla.

Un WTF de las matemáticas y las bases de datos.

¡Gracias a Dick Cocky por el enlace autoreferente!

PS: Espero que mi crítica-queja a semejante chapuza del INE cumpla las normas de los asesores-comisarios de las buenas formas🙂. ¡Venga!, que hay que ser serios, en lo que toca, no en ir por la vida con cara de estar cagando [dixit de un desde entonces admirado catedrático de filosofía]. A tomarse la bobocosa también en coña.