Etiquetas

, ,

Perdonad que os moleste en fechas tan significadas para vosotros.

Hace muy pocos días recibí vuestro regalo personal. Cuanta ilusión sentí al ver que se trataba de un chip de almacenamiento, pero la ponerlo en el ordenador sentí una gran decepción.
tarjeta
Mi decepción no fue porque esperaba otro tipo de atención, es otro el motivo. Pensé que allí me enviabáis esos datos que debían estar en Gmail pero que busco infructuosamente desde hace meses. Como podéis comprobar en la foto, la tarjeta venía completamente vacía, con sus 2 GB completamente libres.

Como anglosajones que sóis seguramente no podéis entender la capital importancia de este intercambio espistolar fallido. La blogocosa –perdón, la blogosfera– española es muy importante y la más prestigiosa del mundo, tanto es así que tenemos sesudos estudiosos que revolucionarán la ciencia. El caso es que hay un reputadísimo blogger que insiste que me envía mensajes y que yo no le contesto.

Hoy volvió a repetirlo:

bagu: lo envié a 4 emails diferentes que me encontré por la página de meneame, su whois y “sobre nosotros” varios. ¿Victimismo? ¿Hay alguna cosa que haga sobre el tema meneame que no esté bien hecha? Me estoy dando cuenta que hasta decirles fallos y pedirles perdón es malo !

Se nota que está muy enfadado conmigo, y seguramente no le debe faltar razón, debe ser muy frustrante no poder dialogar con una persona.

El problema de todo esto me parece que está causado por vuestra empresa. Sabéis que tanto mi correo personal como los del Menéame están todos gestionados por Google/Gmail. Este reputadísimo blogger, sobre las que no tengo dudas de lo que dice y que siempre critica con fundamento, afirma que me envió mensajes tanto a mí como a los del Menéame, pero yo no recordaba haber leído ninguno. Así que recurro al buscador y sólo encuentro lo siguiente:

mails dantart

Podéis ver que no tengo más que esos mensajes, el último de hace casi año y medio.

Pero además hay otro posible error de Gmail.

Si Alex Dantart me envió correos y ahora no recuerda mi dirección, seguramente es porque también le está fallando el Gmail. De otra foma no puedo entender que no encuentre mis correos, y tenga que recurrir a herramientas prehistóricas como el whois. (pero lo entiendo, porque si recurro al buscador de Googlo veo que tampoco sale ni la mínima pista de cómo encontrarme). De todas formas el whois es otra prueba de que Gmail se está tragando todos los mensajes que me envía, ya que todas las direcciones de contacto de meneame.net son las mismas.

email: gallir AT gmail.com

admin-c: CNET-428031 gallir AT gmail.com
tech-c: CNET-428031 gallir AT gmail.com
billing-c: CNET-428031 gallir AT gmail.com

También debos reñiros un poco. Habéis mal acostumbrado a la gente. Desde que Google existe no pueden fallar los buscadores unos pocos minutos ni siquiera durante una migración importante, si no encuentran algún número enseguida escriben un apunte, algún día nos reconocerán el prestigio internacional que se merecen los bloggers españoles.

Como véis estimado Larry y Sergei, unos pequeños fallos de almacenamiento de Google –que sólo afectan a mí– son capaces de generar graves problemas personales. Son tan graves los problemas que incluso le dejé un comentario en el blog explicando lo mismo que a vosotros pero no está publicado, Me temo lo peor, debe estar muy enfadado… pensándolo mejor no puede ser que aunque esté enfadado haga estas cosas. Debe ser fallo del WordPress. En cuanto acabe esta carta escribiré otra a Matt para explicarle los problemas que me está causando el WordPress.

Sólo quería pediros si es posible que encarguéis a alguno de los becarios de la empresa para que busque entre las cintas o dikettes de backups que tengáis a ver si encuentra una copia de estos misteriosos correos perdidos.

Os agradecería que le digáis a los becarios que me envíen los textos en otra de esas tarjetas USB tan guapas, y también les agradecería una copia por correo electrónico. Pero les agradecería que me envíen el email a gallir en uib.es ya que me parece que es más fiable que Gmail.

Bueno, siento haber molestado y faltado a la boda. Pero también espero que comprendáis mi nivel de desesperación ante esta terrible falta de un medio de comunicación con una persona tan respeta y estimada por mí. Además debéis daros cuenta que es un blogger importante con más de 100 visitas diarias, por lo que no estaría mal que me déis una ayuda intercediendo por mí explicándole que quizás sea un simple problema técnico.

Un fuerte abrazo a los dos, y disfrutad de las playas con vuestras nuevas esposas, os lo merecéis, ¡majos!.

Vuestro amigo del alma, Ricardo.