Etiquetas

, , ,

En dos días devoré el Decoding the Universe de Charles Seife. El libro tiene sus defectos, por ejemplo uno que veo mucho en estos tipos de libros divulgativos de “ciencia”, repite mucho la misma idea en oraciones y párrafos consecutivos. Además mucho de lo que cuenta ya es de sobras conocido al menos por lo que han estudiado un poco de físicas, han leído algún libro de Stephen Hawking, o se han cansado de leer sobre los “demonios” de la física cuántica –como el gato de Schrödinger, que desde hace años que lo usan para llenar espacios en Muy Interesante o revistas “de divulgación científica”–. En contraste a lo anterior, de golpe y sin previo aviso ni introducción pasa a usar el spin atómico para fundamentar y explicar fenómenos cuánticos.

A pesar de esos defectos el libro está muy bien y diría que debe ser de lectura obligada para los informáticos, así nos enteramos de las relaciones tan estrechas entre la termodinámica, la física cuántica, la relatividad, el ADN, la teoría de la información de Shannon, los ordenadores cuánticos, los qubits y la tan mentada entropía.

El libro cumple muy bien su función de explicar las relaciones entre todas estas teorías y fenómenos y de cómo en los últimos diez años la teoría de la información de Shannon está sirviendo para explicar fenómenos que no podrían explicarse usando sólo la física cuántica o la relatividad. De hecho el autor propone que la teoría de la información es la teoría fundamental, ya que el universo está regido por lo que sería esta ley fundamental.

Además el libro justifica mi público respeto a los físicos. Hasta ahora sólo pensaba que era su capacidad de “modelado”, ahora sospecho que es también su capacidad de hacerse preguntas más “profundas” que les permiten mirar más allá de los estrechos límites que solemos tener los ingenieros. Y si todo fuese como dice el autor del libro, si el universo se podría explicar en base a leyes de la información es que quedaremos muy fuera de juego y sin entender lo que se viene en informática.

Bueno, por eso, diría que ningún informático debería perdérselo, sobre todo si alguna vez te has quejado que tenías que estudiar físicas o demasiado de matemáticas en la carrera. Te dará ganas de volver a coger esos libros, y entenderás perfectamente las tres formas de

S = k log W 🙂

Casi por casualidad compré otro libro muy relacionado que empiezo a leer hoy mismo, Programming the Universe, de Seth Lloyd (este autor es mencionado en el libro anterior, porque fue el que tuvo la idea del ultimate laptop, el ordenador más poderoso que se podría construir). Ya lo comentaré cuando termine, por el índice me parece un suplemento perfecto para el anterior.