Etiquetas

… si Chávez hubiese llamado fascista a Ramoncín o a algún directivo de la SGAE. Pero el venezolano no se atreverá, sabe muy bien que es una cosa parodiar o criticar a Aznar, Zapatero o al Rey, pero que hay cosas intocables.

Como diría un reputadísimo [1] político en la presidencia de una prestigiosa cámara de diputados [1] de un país expresión de la democracia, debate y tolerancia [1]: manda huevos que haya una especie de “terror” de criticar o parodiar a determinados mindundis.

[1] 3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.