Etiquetas

, , ,

Antes bien, podríamos asumir que hay una cierta pasión por el exhibicionismo, a veces bajo la excusa de la comunicación, en toda la actividad que se desarrolla en la red. Al fin y al cabo, quien se abre una gabardina y enseña los genitales a los viandantes busca también una forma de comunicarse.

¿Pero qué dice este hombre? ¿No basta con que seamos “piratas”? ¿ahora también exhibicionistas de la gabardina?

Resulta más preocupante, en cambio, la frivolidad disfrazada de ropajes respetables, la vacuidad sonora de los demagogos o la credulidad prestada a mentirosos y falsarios.

Pero está hablando de muchos periódicos “serios” ¿no? ¿o de los blogs?

Problemas todos ellos muy visibles en el actual universo de la red.

Ah. Vale.

La ausencia de jerarquías y la confusión pertenecen también a la nueva cultura digital, cuyo caos frecuente desafía el perfil piramidal de nuestras sociedades.

¿Defiende las jerarquía piramidal de las sociedades? ¿Clasismo a estas alturas en este continente? ¿o todo lo contrario?

Estos son efectos que tienen que ver con la globalización tal y como se viene produciendo; a los que nos hemos de acostumbrar, y de los que debemos aprender.

¿Defiende los blogs? ¿o dice que los “jerarcas” tendrán que apechugar?

Los frutos tempranos de la información conversacional no son todavía muy jugosos, pero ya han tenido ocasión de transmitir un sabor amargo.

Ahora está claro. No podía ser de otra manera.

Si hay alguien que buscara algún discurso pomposo maniqueo y reciente pero que sea ejemplo de caspa del siglo pasado, aquí lo tiene.

PS: además parece que el académico de la lengua tiene problemas con la lengua. Con estos discursos académicos [1] y otros acontecimientos igual de académicos [1] recientes, alguien debería escribir algo así cómo ¿Quién moderniza a los académicos [1] modernos?

[1] f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.