Etiquetas

,

Google firmó un acuerdo con MySQL para publicar el código que desarrolló y desarrolla Google para estas base de datos. Se sabe que Google usa mucho MySQL, por ejemplo para el AdSense, y que lo tiene instalados en miles de servidores.

Al ser de uso “privado” Google no tiene porqué liberar su código. ¿Por qué lo hace ahora? La lógica indica en que ahora está interesado en distribuir el código… para ejecutarlo en los ordenadores de los clientes.

Cringely elabora su teoría sobre una “nube Google”, Nicholas Carr piensa que algo de cierto hay. Apuntan a la estrategia de instalar “nubes de ordenadores” en las grandes compañías que podrán hacer efectivo este uso de “aplicaciones como servicios” pero de forma distribuida y dependiente de Google (y por supuesto también hablan de las teorías del Gran Hermano).

Yo creo que al menos al principio será bastante más “modesto” pero efectivo. Con el Google Gears ya han dado un paso importantes para poder ejecutar aplicaciones de Google de forma off-line. Para ello usan el SQLite que se ejecuta en el código del cliente y almacena los datos que se necesitarán a posteriori.

La evolución natural es que usen sistemas similares pero para aplicaciones más complejas y que puedan venderse a grandes corporaciones. Y allí me parece que el objetivo es tener versiones off-line para redes corporativas de sus aplicaciones estrellas de Google Applications: GMail y Google Calendar.

La resistencia que hay ahora de las grandes empresas es que a veces el Gmail es que la conexión puede ir lenta, o fallar completamente, lo que dejaría si correo a toda la empresa. Eso se soluciona con un Google Gears pero más a lo bestia (centralizado y/o distribuido) y que pueda aguantar varios Gigabytes de datos para cada usuario.

Por eso no me extrañaría nada que ahora mismo estén usando MySQL también para el Gmail y el Calendar.

Y todavía oigo a algunos “administradores corporativos” sostener que MySQL (y hasta GNU/Linux) están “verdes” para el entorno corporativo –supongo que lo dicen para justificar el pastón que se han gastado en Oracle–. Hay otros que sostienen que no se puede hacer negocio con el SL, cuando la todopoderosa Google libera código para poder seguir creciendo –a lo bestia–.

El problema real actual es que más que una “tormenta”, lo que se aproxima es un “gran tsunami”.