Archivo

Posts Tagged ‘imad 2.0’

Académicos y wikipedia

noviembre 20, 2007 28 comentarios

El jueves de la semana pasada estuve otra vez en el IMAD 2.0, escuché sólo el final de Jesus Salinas –parece que estuvo interesante– , a Juan Freire y sólo el principio de Llorenç Valverde, tenía que marcharme a dar clase de Seduccions… (invité a Juan pero no podía porque tenía la mesa redonda).

La presentación de Juan y los conceptos que contaba eran apasionantes, hace mucho tiempo que no dejaba mi portátil de lado y me concentraba completamente en la charla. Tuvo un problema, no calculó el tiempo por lo que muchas cosas quedaron en el aire y me dejó con las ganas de las conclusiones finales. Quizás se comentaron en la mesa redonda, pero no pude escucharla.

Lo más agradable de la conferencia de Juan fue que la innovación depende de cada uno de nosotros, no de la administración o políticos. Me parece que este concepto e idea de “responsabilidad social” no calará muy rápido por estos lugares.

Aunque tiene razón en que la innovación de una red depende mucho de su topología –la innovación es proporcional a los enlaces y descentralización, y estos dependen de la densidad– no me acaba de convencer mucho la relación estrecha que explica entre “sociedad de la información” con “sociedades urbanas”. Aunque posiblemente la evidencia sea así, hay un no sé qué que no me convence (y Silicon Valley no es precisamente muy densa en aspectos urbanos).

Aunque sólo escuché el inicio de la conferencia de Valverde, una anécdota que contó me dejó alucinado, aunque a estas alturas ya no debería sorprenderme nada. Contó que en la última reunión del grupo de TIC de la CRUE (Conferencia de Rectores de Universidades Españolas) se pasaron un tiempo largo discutiendo sobre la “poca fiabilidad” de la Wikipedia.

No sé realmente si ocurrió la discusión –espero que no–, ni el nivel de discusión o si hubo mucha gente que sostenía lo de la poca fiabilidad, pero es creíble. De todas formas me sorprende que los expertos en tecnologías de la información de instituciones académicas pongan en duda el inmenso valor de la Wikipedia.

En primer lugar porque la educación pública –la preponderante en España y Europa– es heredera directa de las bibliotecas públicas. Éstas surgieron para paliar los efectos negativos que generó la imprenta y toda la industria del libro. Aunque los libros permitieron una mayor divulgación del conocimiento, por sus altos precios estos eran sólo accesibles más gente, muchas más, pero todavía una minoría. Fue cuando empezaron a nacer los primeros “estados ricos” europeos –siglo 15 a 17– que se generalizó la apertura de las antiguas bibliotecas cerradas y la creación de nuevas bibliotecas de acceso público.

A partir de allí se puede hablar de la historia de la educación pública en Europa. Objetivos, como se dice ahora, democratizar el acceso al conocimiento, antes sólo posible para los miembros de la iglesia católica, las familias reales y las grandes fortunas.

Por lo menos por coherencia con la historia y espíritu de la educación pública la universidad debería apoyar con entusiasmo a iniciativas como la Wikipedia.

Quizás algunos “académicos” piensan que es más “académico” dudar de la Wikipedia. Aunque estoy seguro que muy pocos se ponen a analizar o contrastar artículo para hablar con conocimiento de causa (y mucho menos para corregirlos) también cometen otro serio error: desconocer cuáles han sido las características que han permitido que la ciencia avance y evolucione tan rápido:

  • Construcción piramidal [1] y colaborativa del conocimiento.
  • Libre acceso a todo el conocimiento.
  • Revisión de pares.

¿Alguien puede afirmar que la Wikipedia no es una excelente muestra de esas características?

Quizás se pueda poner en duda sobre la revisión de pares, pero es muy difícil encontrar un sistema similar donde se pueda analizar hasta el mínimo detalle del historial de ediciones de cada artículo. En pocos años seguramente no habrá artículos enciclopédicos que hayan estado sometido al mismo nivel de revisión que los de la Wikipedia.

Sí, el debate de que no está hecho por “expertos”, pero cualquier experto está invitado a mejorarlo, de hecho los artículos más “duros” y “científicos” son los que tienen más precisión y detalles.

Así que tampoco se justifica que unos presuntos académicos discutan sobre la fiabilidad de la ciencia… o quizás tendrían que discutir también que durante siglo hemos estado diseñando y enviando hombres al espacio con la “equivocada” Ley de Gravitación Universal de Newton… supongo que se entiende.

Al final no sé si es la típica postura de somos mejores y más fácil no hacer nada pero criticar desde la barrera antes que ser coherentes y hacer lo que toca: promover que la comunidad académica participe activamente en uno de los mayores y mejores esfuerzos por la divulgación del conocimiento en vez de criticarla como si en vez de “académicos” de verdad ellos fuesen los responsables de tecnologías de una oficina comercial de una aseguradora.

En fin, lo que sí estoy seguro es que en unos años –cuando la Wikipedia sea un referencia indiscutida– esas mismos académicos se justificarán con:

Es que en el 2007 no tenía nada que ver con lo que es ahora.

¿Típico de nuestros “visionarios”? :roll:

De todas formas no entiendo nada.

[1] Al que no esté de acuerdo y pretenda defender postulados de “cambios de paradigmas”, les aconsejo que lea cuidadosamente a Kuhn, el autor del concepto :-)

“Seguro que de alguna forma te la meten doblada” (¿sic?)

noviembre 9, 2007 9 comentarios

Ayer comentaba sobre una de las presentaciones en IMAD 2.0 que demostraba la falta de conocimiento de lo que se cuece en Internet. Hoy llegué tarde, pero parece que hubo más, y yo diría que de ser verdad lo empeora ya que se trataba de el Dr. Santiago Cabanillas, catedrático de derecho de la UIB.

Javier Martín tuiteó [1] sobre el tema:

Cuidado si compras por internet. Seguro que de alguna forma te la meten doblada. Por el ponente vicente.

Internet es malo caca. Ponente Vicente dice.

@wicho: la charla del catedrático un peñazo, para el la Web 2.0 es comprar en la casa del libro (cuidado no te la metan doblada).

Si es triste que se den conferencias con tantos prejuicios y amarillismo a lo Antena 3, desinformación y desconocimiento del “run run”, sería aún más triste que lo haga un “académico”. En general creo que se espera todo lo contrario. ¿Tendremos que acostumbrarnos a la caspa?.También hay más frases que me han contado igual o más hilarantes –como la de los “banderines”, el “botón de imprimir”, o los “publicistas”–, pero no sé el contexto ni puedo citarlas así que mejor me callo y que alguno que haya estado presente las aclare en un comentario.

Mis críticas a la organización

En cualquier conferencia sobre Internet es imprescindible una conexión wireless. La gente que acude a ella no puede estar mucho tiempo desconectada y ya perdió mucho tiempo en los desplazamientos. Por la misma razón también es parte de un protocolo no escrito llevar a comer o cenar los ponentes. Me dio un poco de vergüenza ajena y me encargué personalmente de llevar a comer a Wicho el primer día y a Marc, Pau y Javier el segundo (en este caso cortesía del Menéame).

Por lo demás, salvo dos charlas, estuvo muy bien y divertida. Aunque queda una semana prometedora, espero que se repita. Aunque yo voy a todos lados con mi 3G/HSDPA de Vodafone, mejor que haya wireless, mejor todavía si ya hay la semana que viene ;-)

[1] Nota para no iniciados, académicos y consejeros delegados: la forma de escribir en Twitter no es igual a la de un tratado o estudio científico sobre disfunciones metacognitivas, sino que suelen ser ideas o memes que surgen repentinamente y se escriben “en crudo”, así deberían interpretarse [2].

[2] Otra nota para los mismos: conocer ipso facto las opiniones “crudas” de otros no es un problema ni quita espacio a las reflexiones profundas, es una ventaja… si a uno le interesa y respeta las opiniones de los demás.

Categorías:cultura, internet Etiquetas: ,

Falacia: bla bla bla… Internet está lleno de mentiras

noviembre 8, 2007 18 comentarios

Hoy fue la primera jornada del IMAD 2.0 (fotos de la organización, gracias Benjamí). Comencé yo, que estuve fantástico [1]. Luego Magdalena Hughet, jefa de noticias de economía de IB3. Finalmente Javier Pedreira, Wicho, que estuvo mucho mejor que yo (sí, ¿qué pasa? ¿que creías que no iba a hablar fantásticamente bien de un Microsiervos? [1], por cierto le saqué bastantes fotos con su super cámara de unos 4 kilos).

Pero lo que más me llamó la atención fue parte de la presentación de Magdalena Huguet. Contexto.

Es una chica joven, parece una usuaria cómoda de Internet -aunque por lo visto desconoce los RSS- y durante su presentación resaltaba este hecho, que acudía a Internet a ver de qué se hablaba. A pesar de que usaba un tipo de lenguaje muy “corporativo”, a veces de periodista que mira a los demás un poco en plan paternalista enseñándonos lo fantástica [1] que es la web de IB3 , daba la primera impresión de estar “metida” en este mundo.

Pero llegó a una especie de razonamiento que era más o menos el siguiente:

Nosotros los periodistas –por supuesto– verificamos las fuentes, somos muy rigurosos, en “Internet” no se verifica nada, no se hacen las comprobaciones mínimas. En el caso del atentado de ETA que se difundió la noticia errónea que un guardaespaldas había muerto nosotros no nos fiamos y llamamos al Consejo de Interior Vasco que nos desmintió la noticia, sin embargo si ibais a”Internet” [en este punto muestra los sitios de Internet de varios "medios tradicionales"] se decía que había muerto. No se habían verificado las fuentes, se publican mentiras. Internet está lleno de mentiras.

Yo quedé boquiabierto, tanto que me costó aguantarme para esperar al turno de preguntas. No es que me haya sorprendido demasiado la afirmación típicamente amarillista desde un “medio” a Internet, sino la falacia del argumento. Es que los sitios que mostraba con las “noticias errónea” eran todos hechos por… ¡periodistas profesionales!.

Al final le dije que lo que había dicho era una enorme falacia –me parece que no entendió muy bien el concepto, deberían enseñar más lógica en la carrera de periodismo–. Le expliqué que en todo caso y siguiendo la lógica de su argumento debería haber acabado con:

Los periodistas, también los de Internet, no siempre verifican la veracidad de la noticia que publican.

Como respuesta recibí una especie de discurso de bona al·lota que se aprendió de memoria la lección, me recitó el código deontológico de periodismo, no sin aclarar que “eso lo sabe cualquiera que haya hecho la carrera de periodismo” y que el tema de la “información es muy serio, no es de broma”. Como marcando distancias con este “aficionado”.

A lo que le respondí que me parecí lo estaba empeorando, porque con este argumento lo que debería haber dicho es:

Los periodistas, también los de Internet, no respetan el código deontológico que les enseñan en la carrera.

Me parece que tampoco entendió… así que no seguimos mucho la discusión. Tampoco fue capaz de mostrarme un sólo sitio que no se de “periodistas” y que haya dado credibilidad a la noticia errónea.

El tema no es contra Magdalena en particular, sino una sensación más genérica de que incluso periodistas jóvenes, que deberían haber hecho una parte importante de sus estudios conviviendo con Internet, todavía no comprenden muy bien a este mundo. Y lo peor, que están digiriendo sin masticar todo las noticias amarillistas sobre Internet que hacen circular los propios medios.

Dicen que debe pasar una generación para que se acepten e integren los cambios. Pero los “medios tradicionales” ya llevan más de 10 años en este proceso, y la gente joven que está entrando –la nueva generación– tampoco parece que conozcan muy bien lo que se cuece.

¿Habrá que esperar todavía otro cambio generacional?

A l final me quedo con una frase de Wicho:

Nosotros, los que rondamos los 40 años y estamos muy metidos en este mundo somos muy afortunados. Somos una excepción.

Parece que si se hace un s/40/30/ al texto anterior, la frase seguiría igual de válida. :-(

PS: Mañana dos charlas muy interesantes, de Pau de EyoOS y Javier de Loogic. Espero poder llegar a tiempo.

PS2: Lo siento mucho Krusher. Esto es coherente con lo que cuento, habrá que esperar cambios generacionales también en los jueces, y lo de la SGAE no tiene nombre, son una de las peores organizaciones para-medievales que todavía sobreviven en el siglo 21. Desde aquí todo mi apoyo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 476 seguidores