Archivo

Posts Tagged ‘falacia narrativa’

Tabletas y la falacia narrativa perfecta

noviembre 3, 2010 71 comentarios

Los inefables de El País, en su persistente lucha contra molinos de vientos fantasmales, dan otra perfecta muestra de manipulación en  La tableta da alas al libro ‘pirata’. El argumento principal es que las “tabletas” como el iPad aumentaron la “piratería”, y así lo ponen en el título.

Hace unos días “rehice” en vídeo una conferencia que dí sobre la desinformación en los medios (PDF de las transparencias). Allí explico los problemas de la mala información: la falacia narrativa, la sobrecausación, la simplificación, el sesgo de selección, el sesgo de confirmación, la “teorización” de los periodistas. Este artículo de El País reúne la mayoría de esos defectos, además con la curiosidad que sus hipótesis son siempre a favor de grandes grupos editoriales. Vayamos por partes.

Las únicas cifras son el aumento de la venta de tabletas. Punto.  A partir de allí se afirma:

Los editores temen

Y es que estiman que, solo por el efecto de la descargas no autorizadas de libros digitales, han dejado de ingresar más de 400 millones de euros de enero a junio de este año,

A falta de cifras definitivas, los editores ya han hecho llegar su alarma al Ministerio de Cultura. De hecho, se han confirmado sus peores augurios.

¿Citan algún estudio que de soporte al titular? No, ninguno. Hay sólo tres enlaces autereferentes, en ninguno se enlaza a ningún estudio mínimamente relacionado con el titular (al final, en la caja, mencionan uno de 2009, pero no había iTablet). Absolutamente todas las afirmaciones son simples estimaciones sobre las que luego “teorizan” de la siguiente forma:

Tememos que suba la piratería, estimamos que si se venden más tabletas (como era de esperar por ser producto novedoso que parte de cero) aumentará la piratería, por lo tanto estamos alarmados, y por lo tanto se confirman nuestros peores augurios.

Sí, ridículo.

Luego se insiste:

El director ejecutivo de la FGEE, Antonio María Ávila, que reconoce que la venta de dispositivos de lectura ha “disparado” la piratería

De nuevo, ¿citan algún estudio? ¿son conocidos los datos técnicos de esos estudios? No. Pura teorización, nada de evidencias. Pero aún mejor:

Los editores emplazaron a la ministra a tener una nueva reunión cuando se conocieran las cifras definitivas de “piratería” del primer semestre, en el segundo informe del Observatorio de Piratería, realizado por la consultora IDC, que tiene carácter semestral. El estudio ha sido encargado por la Coalición de Creadores de Contenidos, el lobby integrado por las sociedades de gestión de derechos y parte de la industria cinematográfica y musical.

Traducido: No tenemos ningún informe todavía, pero lo tendremos porque hemos encargado uno y ya le avisamos a la ministra que se reúna con nosotros para que nos de la razón (futurología 100% segura: la ministra se reunirá, harán una rueda de prensa y concederá entrevistas reafirmando ese informa que dirá que la pirataría mata hasta gatitos).

Para resumir los problemas que hay en el artículo (ver por ejemplo la transparencia número 50 del PDF mencionado antes):

  • Teorización: se hacen hipótesis espectaculares a partir de las creencias y temores de unas pocas personas.
  • Sesgo de creencias previas: todos los involucrados en el reportaje presuponen que la piratería de libros es enorme y es malísima.
  • Sesgo de selección: se elige la opinión y [escasa] información que confirma la hipótesis presentada, no se cita ninguna opinión o estudio que contraste datos e información contraria (o “mirar al cementerio”).
  • Sesgo de confirmación: como esa opinión y [dudosa] información confirman las hipótesis, se las considera un hecho.
  • Sobrecausación: aumenta la venta de tabletas, entonces aumenta la piratería.
  • Estudios/encuestas inválidas: no citan estudios actuales, pero se refiere a estudios encargados por los propios interesados que en su propio título, “Observatorio de Piratería”, indica el sesgo que tiene.
  • Dramatización (creo que no hace falta explicarla).

Es todo absurdo, un engaño a los lectores, una  perfecta falacia narrativa. No puedo comprender que los editores de El País, y demás periodistas, no critiquen a esta práctica de libro para manipular y desinformar. En realidad sí lo entiendo, para la mayoría de ellos esto de falacia narrativa, sobrecausación y datos técnicos de encuestas les debe sonar como auténtica novedad.

Al final más declaraciones esperables que lo explican el objetivo del artículo (si es que no se trata de simple estupidez e ignorancia de los autores):

Algunos editores ya han hecho pública su preocupación. Entre ellos, el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, que ha instado al Gobierno a adoptar urgentemente medidas para atajar la “piratería”… En eso coincide con Arantza Larrauri, directora de Libranda, la plataforma de distribución de libros electrónicos impulsada por Santillana, Planeta y Random House Mondadori y que cuatro meses después de su puesta en marcha agrupa a 90 sellos. Educación aparte, Larrauri afirma que las editoriales se esfuerzan por acelerar el lanzamiento simultáneo de sus novedades en formato digital y en papel para que la oferta legal esté a la altura de la demanda…

Voy a decirlo, ya lo anuncié hace unos meses:

Por eso, todo este proyecto parece ser más la excusa para decir en unos meses:

Lo hemos intentado, hemos puesto nuestros esfuerzos pero el público no responde, sólo quiere piratear y robar, hay que endurecer las leyes así podamos seguir vendiendo en papel, o la menos mantener nuestras estructura de negocio…. que dependen muchas familias que se quedarán sin trabajao… [inserte aquí los mismos argumentos de la industria musical]

Desinformación y mala ciencia en los medios

octubre 26, 2010 19 comentarios

Hace unos días comenté lo que me había pasado en la conferencia que di sobre desinformación en los medios (fundamentalmente de datos científicos). Algunos conocidos me pidieron que la transcribiese completa, pero la verdad es que es mucho trabajo transcribir y redactar correctamente una conferencia de hora y media. Así que decidí hacer un vídeo de una “recreación” lo más fiel posible al original, aquí lo tenéis:

[El URL en blip.tv, el PDF de las transparencias, bajar el vídeo original]

La presentación tiene dos partes. La primera y más larga con ejemplos de información errónea y manipulación de los medios y/o periodistas.  En la segunda se explica por qué es un fenómeno muy humano (genéricamente conocido como “falacia narrativa”), sus posibles causas, y unas reglas básicas para analizar la información antes de escribir sobre ella (o cómo ser escéptico si se lee en la prensa).

Perdonad por las chapuzas, era la segunda vez que grababa el vídeo completo, la primera vez el micro se quedó sin pilas a los pocos minutos de comenzar (me día cuenta al final), además del agotamiento de hacerlo completo por segunda vez, había regresado de jugar dos horas intensas al pádel (sí ¿y qué? ;) ).

Perdonad por la voz, aunque a nadie nos gusta propia voz (ni a los argentinos), la mía es objetivamente mala (hasta mi mujer se burla) y  entre grabaciones y pruebas fueron más de cuatro horas de hablar al monitor en una tarde.

Creo que no cometí errores importantes, lo único que no queda claro es que en la explicación del lanzamiento de la moneda no digo explícitamente que cada persona lanza su moneda (i.e. no es una sóla, es importante el detalle).

En la última transparencia cito a la mayoría de blogs y libros de donde obtuve información, hay algún otro en los enlaces de las imágenes en mi apunte anterior. Agradecimientos a ellos y espero no haberme olvidado de nadie.

De nuestra incapacidad para gestionar la aleatoriedad

abril 17, 2010 27 comentarios

María tiene 31 años, soltera, de opiniones claras y honestas, brillante. En la universidad acabó la carrera de filosofía. Cuando era estudiante se preocupaba mucho por la discriminación de género, la justicia social, participó en demostraciones pacifistas y ecologistas.

Escenario 1: Ahora te presento tres afirmaciones, muy simples, de su situación actual:

  • María es funcionaria.
  • María es activista feminista y funcionaria.
  • María es activista feminista.

Ordena los tres escenarios poniendo en primer lugar a la afirmación más probable y en el último lugar la menos probable. Deja de leer y ordénalos. Continúa luego.

Escenario 2: Ahora otras tres afirmaciones

  • María se operó para cambiarse de sexo, se llama Juan, y es dueño de una cadena de panaderías.
  • María es dueña de una cadena de panaderías.
  • María se operó para cambiarse de sexo, ahora se llama Juan.

Vuelve a ordenar estas tres afirmaciones poniendo en primer lugar las más probables, cuando acabes continúa leyendo.

Seguramente el orden que elegiste para el escenario 1 fue:

  1. María es activista feminista.
  2. María es activista feminista y funcionaria.
  3. María es funcionaria.

Esto es de un estudio realizado por Daniel Kaheneman y Amos Tversky en 1982 y 1983. El 87% de los elegidos (estudiantes y graduados universitarios) elegieron este orden. ¿Has elegido este orden? Felicitaciones, has sido engañado.

Si no te das cuenta, revisa cómo has ordenado el escenario 2. Seguramente has dado el orden correcto:

  • María es dueña de una cadena de panaderías.
  • María se operó para cambiarse de sexo, ahora se llama Juan.
  • María se operó para cambiarse de sexo, se llama Juan, y es dueño de una cadena de panaderías.

¿Te has dado cuenta el error? Es cuestión de probabilidades.

En ambas listas tenemos el mismo patrón, escenario A, escenario B y escenario A y B. La probabilidad de que ocurran A y B es menor a que ocurra A ó B. Seguramente lo has hecho bien en el segundo ejemplo, sin embargo has fallado en el primero, cuyo orden de probabilidad tendría que ser:

  1. María es activista feminista (A).
  2. María es funcionaria (B).
  3. María es activista feminista (A) y funcionaria (B).

¿Por qué ocurre esto? Porque los humanos somos muy malos analizando la aleatoriedad de nuestro entorno, aunque conozcamos de probabilidades y se nos presente un caso sencillo somos incapaces de juzagrlo lógicamente. En el primer escenario tenemos detalles personales que conocemos de la persona (feminista), en el segundo caso agregamos datos que desconocemos (cambio de sexo y dueña de una cadena). En el último somos más capaces de analizar más objetivamente, pero no así en el primero.

Cuando los detalles que tenemos se ajustan más a la imagen mental que tenemos lo consideramos más real y más probable, aún en casos donde agregando más detalles a la conjetura hace a ésta menos probable. A esto le llamaron la falacia de la conjunción. Esto ocurre porque estamos más predispuesto a la aceptar escenarios menos probable si es que nos los narran, por eso también ocurre el equivalente, la falacia narrativa, tan habitual en libros de autoayuda y conspiranoias.

PS: La muy mala noticia es que incluso los profesionales como abogados, jueces o médicos caen en la misma falacia cuando evalúan sus casos.

Sí, somos muy malos para reconocer la aleatoridad de nuestras vidas. Si quieres saber más del tema (y de cómo nos engañan o autoengañamos):

Milagros y recetas del éxito

abril 7, 2010 51 comentarios

Supongamos que antes de un partido de fútbol hacemos que las 100.000 personas del público participen en un pequeño juego con monedas. Cada uno de ellos deberá elegir cara o cruz antes de comenzar. Ahora todos tienen que lanzar una moneda. Podrán continuar a los que les salió lo que hayan elegido.

Así, por probabilidades vistas en EGB sabemos que en la primera rueda quedarán eliminados la mitad, y los restantes 50.000 podrán seguir jugando, para ello repiten el lanzamiento y quedarán eliminados a los que no les haya salido la elección que hicieron al principio.

Después de unas 15  lanzamientos nos quedarán de 3 personas a las que les salió siempre la misma cara de la moneda que hayan elegido.

Ahora, si se le pregunta a esas personas cómo llegaron hasta allí ¡obteniendo siempre la misma cara de la moneda 15 veces seguidas! dirán que la probabilidad es tan baja que posiblemente sea un milagro. Quizás alguna se acuerde que el horóscopo le dijo que tendría suerte esa semana (como dicen el 100% de los horóscopos), quiźas una de las tres tenga una PowerBalance y dirá que es el equilibrio que le aportó.

Pero nosotros ya sabemos que no, que lo que ocurrrió, dado el número suficiente, es inevitable. Lo que se sabe muy bien en la “teoría de los grandes números”.

Pero cambiemos un poco el juego, metamos dinero de por medio.

Le damos a cada persona 10 € para la apuesta inicial y la condición que apuesten todo lo que tengan “en caja” en cada vuelta (se puede hacer con cualquier porcentaje, pero así es más fácil de verlo). Después de las 15 vueltas esas tres personas tendrán en total un 1.000.000 €, a 300.000 € por cabeza. Habrán ganado una fortuna en muy poco tiempo.

¿Qué pasará? Que a los pocos meses veremos a esas tres personas escribiendo libros (con una foto del autor en la portada) y dando conferencias de su fórmula para el éxito. Nos explicarán cómo se concentraban, cómo hacían para lanzar la moneda, que valieron la pena esos 15 intentos, que no hay que dejar de intentarlo, que cualquiera puede hacerlo. Es decir, nos convencerán que hay una relación causal en esos lanzamientos.

Y aunque sepamos que fue sólo azar, como humanos que somos nos creeremos esa racionalización aunque sea muy fácil comprobar que “aleatoriedad”. Compraremos más de sus libros, diremos que son “inspiradores” y les pondremos muchas estrellitas en Amazon.

Pero es normal, escuchar a los restantes 99.997 que no ganaron es aburrido. Es más fácil quedarnos con los tres ganadores que nos agradan más –sesgo de confirmación– y nos dan una explicación racional de lo ocurrido –falacia narrativa– para sentir que tenemos el control de nuestras vidas. Muy humano.

Nada, que disfrutéis de esos libros de autoayuda modernos y tan 2.0, por ejemplo Crush It! [*] Luego me contáis cómo os fue en alguna conferencia para emprendedores.

Epílogo: Si 100.000 personas compran el libro, posiblemente se repita que haya 3 que logran amasar una fortuna. Ellos nos darán el testimonio, bien publicitado, que la fórmula funciona. Y escribirán más libros… etc. etc.

[*] Encontré un ejemplo reciente, especialmente por los libros que recomienda. Gracias inti :-)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 486 seguidores