Archivo

Archive for the ‘empresas’ Category

De estereotipos absurdos y copycats

abril 5, 2010 8 comentarios

La historia de este apunte comienza con una anécdota hace casi dos años. Era mayo de 2008, estábamos en el Menorca TechTalk que organiza Martín Varsavsky. Entre los asistentes estaba el omnipresente Loic Le Meur. Ya nos había contado que se iba a California a montar una empresa para la que había conseguido financiación, Seesmic, porque según Loic en Europa “no se puede innovar”. Me chocaba mucho su argumento, a mí me sonaba más a que los inversores habían condicionado su financiación a que la sede estuviese en Silicon Valley.

Pero parece que Loic estaba convencido que la razón fundamental no era financiera sino que, en su estereotipo mental, en Europa sólo se copiaba, se hacía copycat de lo que se hacía en California. No lo tomé muy en serio hasta que una tarde que estábamos sentados Julio Alonso y yo se acercó Loic con su cámara haciendo reportajes. Le pregunta a Julio sobre Weblogs y luego a mí sobre Menéame. Después de los comentarios de rigor me pregunta “¿y por qué sólo un copycat de Digg en español?”

Quedé de piedra, pero no por lo de copycat, ya estoy acostumbrado que en las típicas críticas rabiosas me acusen de “plagio”, de “haber robado de alguna forma el código de Digg” [sic], de “no haber hecho nada especial”, etc. Decía que me sorprendió ese tipo de argumento de una persona con experiencia en el copycat, había trabajado para SixApart Europa (la enésima plataforma de blogs, versiones simplificadas del primer Nuke) o LeWeb (la enésima conferencia tecnológica de Silicon Valley, pero llevada a Paris) y por lo tanto debía conocer muy bien que aunque las ideas básicas se pueden copiar, la implantación de las mismas en otros países y culturas es una historia bien diferente, que suele llevar mucho trabajo y que genera sus propias “innovaciones”.

Los problemas de implantar una idea exitosa en otro idioma y cultura también la experimenté en primera persona, y ¡vaya si cuesta trabajo!. Como comenté en muchas entrevistas, incluso en el FAQ original, el Menéame surge por una razón básica, a mediados de 2005 Digg y Reddit eran ya exitosos en inglés y no había nada similar en castellano [1]. Suponía que la razón fundamental es que ninguno había liberado su software (Reddit lo hizo bastante después). Así que me decidí a programar algo que fuese software libre.

Coger la idea fundamental de Digg –que ya era el más exitoso– para copiarlo me tomó sólo dos horas, programar esas páginas básicas quizás no más de un par de días, pero todo lo demás requirió mucho trabajo, el cuál, cuatro años después todavía no está acabado. Veía muchos problemas para implantar un Digg en España. En primer lugar que tenían ya unas 7 u 8 personas sólo para revisar los “reportes de problemas” (no tenían todavía el voto negativo, su voto negativo –bury– es posterior al Menéame), eso era imposible para nosotros, teníamos que buscar otra forma de hacerlo automáticamente y sin la intervención de administradores (imposible por los costes e inaceptable para una cultura como la hispana).

También era notable en Digg la cantidad de spam que se veía en la cola de noticias (upcoming) lo que obligaba a saltarse muchas páginas para poder encontrar noticias o enlaces interesantes, un problema de “usabilidad” importante. Por otro lado me gustaba más el “modelo de consenso” de Reddit, con sus votos positivos y negativos, de allí surge la idea del voto negativo y de mover a otra cola –a un clic de distancia– a las noticias que tuviesen un número relativamente elevado de negativos.

Desde un par de años antes habíamos desarrollado junto con la Banca March una serie de proyectos multimedia en Internet, uno de ellos era el concurso Musicnauta. En éste los concursantes subían sus canciones al servidor (aceptábamos casi cualquier formato), desde donde podían bajarse e incluso escucharlos en un streaming carrousel (en Ogg-Vorbis y MP3) con todas las canciones que ya estaba subidas. Los oyentes podían votar por sus canciones preferidas, los votos contaban para la decisión final (creo que era un 30 ó 50%). En el Musicnauta aprendimos las cosas que los usuarios pueden llegar a hacer (reseteo de routers, uso de proxies, etc.) para lograr votar varias veces. Es decir, si tienen la oportunidad de pucherazo, lo intentarán y pueden cambiar los resultados, es un hecho (por eso sigo sin entender que se hagan votaciones y encuestas por Internet sin controles estadísticos-matemáticos).

Como no se puede pedir el DNI en la boca, tuvimos que pensar un método para como mínimo minimizar sus efectos, así fue que inspirando en el karma de Slashdot desarrolló un sistema similar generalizado y que toma en cuenta más “variables de comportamiento”. Como además el software se iba a publicar no podíamos basarnos en fórmulas ni algoritmos secretos, tenía que ser una forma de medir la actividad del usuario y que pudiese publicarse todo: el algoritmo y sus resultados. Este sistema de karma funcionó desde el día cero de Menéame, y su diseño y desarrollo fácilmente superó el 80% del desarrollo inicial [2] y que nos llevó la mayor parte del desarrollo posterior –especialmente durante los frenéticos primeros dos años– para mejorarlo y ajustarlo, hasta llegar al sistema complejo que hay ahora con visualización histórica y detallada incluida (hay un vídeo Milla Digital de Zaragoza con más detalles de los “secretos del karma”, también el PDF de la presentación).

Es decir, hasta un copycat deliberado y reconocido públicamente como el Menéame exige mucho trabajo, mejoras y modificaciones de la idea original. Estaba acostumbrado a que alguien sin experiencia (pero con ganas de criticar sin mucho esfuerzo) opinase lo contrario, pero no podía digerir que alguien con experiencia en implantar en Francia idea exitosas en otros sitios cayese en el mismo error, y que lo llevase a categoría de estereotipo europeo. Pero no era sólo conversaciones entre amigos, llevó este estereotipo incluso a conferencias en la Universidad de Stanford: My Stanford Speech about Europe versus Silicon Valley.

Elegí esta anécdota de Loic no sólo porque es un ejemplo del absuso –casi ofensivo– de estereotipos, también porque últimamente salen muchos libros de autoayuda con las recetas para el éxito, que no son más que reptición de clichés, estereotipos y anécdotas personales llevadas a categoría de fórmulas para el éxito. Pero no son más que una suma de aciertos en su mayor parte azarosos y sin posibilidades de racionalizarlos ni encontrarles una relación causal… me estoy yendo por las ramas, será tema de otro apunte.

Hay otra razón porque elegí este ejemplo, es porque en un período muy corto, unos 18 meses, se demostró lo falaz del argumento en la propia empresa de Loic, Seesmic.

Seesmic surgió como un sitio similar a Twitter, pero en vez de texto se trataba de vídeo. Era muy fácil usarlo, bastaba un ordenador con una webcam y Flash instalado, esta era la gran innovación. Además de varios millones de euros, Loic consiguió que bloggers y sitios tecnológicos importantes hablasen muy bien de Seesmic [3]. Aún así el sitio no tuvo éxito, no capturó el interés y poco a poco fue decayendo. De hecho la única referencia al sitio de vídeo-microblogging de Seesmic está relegado a un enlace perdido abajo a la derecha de la página principal de Seesmic que apunta a Seesmic.tv (con menos actividad que el blog de Anasagasti).

Si embargo Seesmic está teniendo un éxito considerable… sus productos tiene buena calidad, fiables, bien acabados y consistentes entre ellos (personalmente uso Seesmic Web en mi ordenador, y el Seesmic Android en mi teléfono, muy buenos productos ambos): los enésimos copycats de clientes Twitter para web y smartphones.

A pesar que en el último LeWeb (diciembre de 2009) la situación –y contradicción– ya era clara, en el encuentro final de emprendedores (lo siento, no encuentro enlace al vídeo) Loic vuelve a insistir en el estereotipo. Yo estaba mirando en directo y no salía de mi asombro, ¿cómo podía insistir en el estereotipo al mismo tiempo que negaba la realidad de la empresa que fundó… y de la misma conferencia donde lo estaba diciendo?

Afortunadamente un norteamericano respondió –lo siento, no recuerdo quién era– con que se deje de esos estereotipos mojigatos, que hay muy pocas ideas completamente originales, que el copycat lo hacen todos incluso en Silicon Valley, que eso es bueno porque introduce mejoras y más competencia. Citó varios ejemplos, uno de ellos Pownce [4], el copycat de Twitter pero con más funcionalidades (compartir ficheros) y comentó que no hubo en Silicon Valley una ola de críticas por ser un clon o copycat, al contrario, se hablaba bien de las ventajas e ideas nuevas que tenía sobre el básico Twitter.

Pero eso no es todo, lo más paradojico es que un chavalín ruso hizo un “clon” más simple y cutre de la idea original de Seesmic, sólo cambió una “norma social” –hablar con extraños de forma aleatoria– y está consiguiendo un éxito impensable, se llama Chatroulette.

Otra demostración que el copycat es lo habitual e inevitable, que una modificación chorra puede significar la diferencia entre el fracaso y el éxito masivo, y que no hay fórmulas secretos ni sitios para el éxito.

Tengo que acabar diciendo que Loic habló muy bien de Chatroulette, incluso que le hubiese gustado haber tenido él la idea (obvio). Lo leí por Twitter, pero paradójicamente –o no– el sitio que derrotó a sistemas en teoría mejores como Jaiku o Pownce está ahora completamente inaccesible.

Lo dicho, la fórmula del éxito sigue siendo un misterio, sino todos seriamos exitosos por encima de la media [5], que sabemos es imposible.

[1] En realidad sí que había algo en castellano. No puedo recordar el dominio, era algo como populinoticias.com (si alguien lo sabe, que me lo indique por favor), pero era la adaptación de un PHP-Nuke sin nada de Ajax ni la simplicidad de uso de Digg o Reddit.

[2] Posteriormente Reddit adoptó un sistema de karma (según Techcrunch es lo mejor de Reddit comparado con sus competidores ;-) –ver siguiente enlace– ), y aunque liberaron el software no está liberado como hacen el cálculo en su sitio (hay aplicaciones externas que lo estiman). Digg posteriormente implementó algo similar aunque no divulgan el algoritmo ni sus resultados. Además ambos sitios tienen superusers cuyos votos son decisivos, que no existe en Menéame.

[3] De hecho dieron bastante el coñazo, una de las razones que dejé de usar FriendFeed fue que Scoble y Loic llenaban continuamente mi timeline con comentarios y vídeos de Seesmic y lo maravilloso que era FriendFeed comparado con Twitter.

[4] Grandes paradojas y coincidencias, fue fundado por Kevin Rose el mismo de Digg, comprado –y cerrado– por SixApart, la misma empresa donde estuvo Loic.

[5] Para estudios sociológicos se suele [ab]usar la distribución normal o gaussiana, en ésta la mediana es igual a la media.

Categorías:empresas, internet Etiquetas: , ,

Concursos, premios que nunca dimos, y conversaciones en Twitter

julio 1, 2009 25 comentarios

El tema de los concursos y rankings de blogs nunca me ha gustado demasiado. Hay muchos bien intencionados, pero en general se suele usar como herramienta de promoción. ¿Cuántos son los blogs que no mencionan o enlazan los rankings donde aparecen o los concursos que han ganado?

En Menéame hemos discutido varias veces sobre el tema. A veces, viendo la calidad de algunos blogs y el éxito que tienen en votos o publicadas nos daban ganas de entregarles un premio, por ejemplo obteniendo la lista de blogs más publicados se pueden obtener muchos premios: los más populares, los revelación, los más votados, los que más se envían. No nos costaría casi nada, extraer datos, imprimir unos diplomas y un apunte en el blog. Pero siempre nos echamos atrás,  la siguiente es la lista de los merecidos candidatos de premios que nunca hemos entregado en el último año (las estadísticas son del último año, el número de la derecha es el número de publicadas):

Actualización: @Kurioso se curró unas hojas de cálculo ordenadas por tres parámetros: porcentaje de publicadas, enviadas y publicadas.

Pero la lista es injusta por varios motivos:

  • Los blogs más leídos son en general los más enviados, con las listas de este tipo sólo se realimenta la endogamia (aunque claramente hay blogs nuevos que son revelación, como el de kurioso, aldea irreductible, mimesacojea, dividiendoentrecero…)
  • Hay blogs que escriben con mucha frecuencia, en cambio otros unos pocos al mes por lo que es difícil que puedan estar en el “top” de publicadas (salvo algunas de las “revelaciones”)
  • Hay blogs muy buenos que no se envían o votan (por ejemplo porque sus lectores no conocen Menéame).
  • Hay autores que son usuarios de Menéame, con sus amigos y seguidores, y otros que promocionan ellos mismos (o sus amigos) en otras redes o sitios.
  • Que escriba sobre temáticas que no interesan en Menéame, o que cuando lo hace es un tema del que ya se ha hablado mucho y luego recibe votos de “duplicada” o “cansina”.
  • etc. etc.

Son tantos matices que habría que explicar que para eso es mejor no hacer ninguna lista. Pero aún más problemas. Hacer rankings y dar premios es una buena medida de promocionar el sitio, y aunque al principio lo hagas con buena voluntad una vez superado el límite y comprobado que genera páginas vistas y enlaces es muy difícil resisitir la tentación y volver atrás.

¿Bajan las visitas en verano o vacaciones? creas otro ranking, ¿surge un competidor? creas otros premios, ¿disminuyeron los ingresos publicitarios? inventas unos premios patrocinados, ¿necesitas más ingresos? mezclas noticias con publicidad sin diferenciarlas… y así hasta que te has dado cuenta que has perdido la neutralidad [*] y toda la credibilidad.

[*] Hace poco tiempo, durante el lanzamiento de la Fonera 2, Martín Varsasvky –socio de Menéame– nos pidió contratar publicidad en el Menéame con un pequeño descuento. Le dijimos que no podíamos ya que aunque pague precios de mercado la gente no se lo creería, pondría en dudas nuestra neutralidad. Le pedimos que lo contrate como todos a través de Social Media SL, así lo hizo, y ambos perdimos algo de dinero, pero cuando hay dinero de por medio se debe ser extremadamente cuidadoso.

Tampoco me agrada demasiado el tema de la “promoción 2.0″, antiguamente conocida como “spam”. Una de las técnicas más usadas por las empresas es hacer que hablen de tí y conseguir enlaces, por ejemplo vía virales… o hacer concursos que para participar hay que escribir sobre la empresa que patrocina –y paga– el concurso.

Este último caso me parece la peor de las técnicas SEO-spammer: gastar muy poco dinero en premios “geek” y obtener a cambio muchos apuntes que terminan siendo igual que los patrocinados, pero aún más barato. La regla en Internet es sencilla. Puedes engañar a unos pocos por mucho tiempo, o a todos por poco tiempo. Pero nunca se puede engañar a todos durante mucho tiempo.

Sin embargo este tipo de virales y concursos promocionales se ha vuelto tan común (por ejemplo con los hashtags de Twitter) que hasta la la Asociación de Anunciantes online publicó un estudio para generar un código de conducta.

Esta reflexión me vino de una “conversación” por Twitter que acabó de forma bastante desagradable. No pondré nombres ni enlaces porque con el típico maniqueismo se verá como una pelea entre empresas (será imposible, pero no ayudaré, ni estaré de acuerdo).

Hace pocos días estuve en Gijón, conocí a una persona que trabaja en una empresa relacionada con blogs bastante conocida, me enteré que tenía Twitter y lo agregué inmediatamente (soy bastante conservador agregando gente a mi lista, no quiero repetir mi pésima experiencia con FriendFeed y el autobombo-spam exagerado).

Esta persona puso ayer un enlace para una encuesta sobre un concurso que organizan, como no quieren ser como “otros” –seguramente como el de 20Minutos– afirmaban que querían oír las opiniones de sus lectores y por lo tanto pusieron una encuesta sobre si preferían la “nominación” o la “inscripción”. Aunque no soy amigo de esos concursos de blogs me pareció interesante e incluso voté (aunque luego verifiqué que se puede vitar varias veces, aunque como tampoco pude ver los resultados no sé si se contabilizan correctamente).

Pero hoy pone otro enlace de otro concurso que organizaban. Éste era patrocinado por una empresa –con claras intenciones de promoción–, los premios consistían en tres “ultraportátiles” y para participar había que escribir apuntes hablando de la empresa. Obviamente no estuve de acuerdo, esta fue la conversación después que ví el enlace que pasó por Twitter:

- Yo: ¿No os da ni un mínimo de repeluz esas técnicas SEO-spam “bloguea sobre nosotros para participar en el concurso”?

- Otro: 140 caracteres no son suficientes para explicar un modelo en el que todas las partes ganan, más allá de técnicas SEO.

- Yo: Ganan sólo *tres* partes, pierden credibilidad las demás. Solo una forma de hacer promoción comercial gastando casi nada… después criticamos a las revistas que no separan publicidad con información, esto es lo mismo, o peor :(

- Otro: hay libertad absoluta a la hora valorar. Es lo que debe tener en cuenta una empresa cuando entra en La Conversación.

- Yo: ¿Valorar qué? ¿libertad? ¿la de falsear “La Conversación” [sic] pagando con la participación en un concurso? Malas excusas new age.

- Otro: no son excusas :-)

- Yo: Ah, vale, supongo que la inclusión de palabras grandilocuentes como “libertad” y “La Conversación” en mayúsculas lo dejan claro :roll:

- Otro: ya te dije que hay mil argumentos. De todas formas, gracias por referirte a nosotros después de 7 años, aunq sea para mal.

- Yo: WTF??? Tuiteas el enlace de un concurso de tu empresa, ante la mínima crítica es de *malvados*. OK, ¡es genial! (vaya sensibilidad).

En pocas palabras. Un día afirmo que quiero hacer un concurso de otra forma, con la opinión de los lectores. Al día siguiente hago autobombo de otro concurso con la filosofía contraria. Si se critica al concurso no sólo que no doy argumentos, también uso palabras grandilocuentes como “libertad” y “Conversación”, y si no cuela recurro a la falacia: nunca has hablado bien de nosotros en años, ahora no tienes derecho a criticarnos (y seguramente tienes interés en jodernos).

Lo siento, pero no era nada personal, si no dije nada antes es porque no te seguía en Twitter ni lo que hace tu empresa (ni siquiera sé cuál es tu relación con la misma, lo siento, soy despistado), y fundamentalmente porque no pude callar con algo que me chirría tanto. Supongo que ya está claro que no me agradan los concursos, menos aún los promocionales para generar buzz de terceros que pagan sólo por publicidad y que no se gastan mucho dinero.

Ahora también debo decir que me alucina eso de decir que se está interesado en la opinión de los lectores y escribir “La Conversación” para que a la mínima opinión crítica en una “Conversación” se mande a tomar por culo al interlocutor con las tópicas falacias maniqueas, con lo fácil que era explicar en varios tuits o en un apunte.

¿Lógica? La que convenga en su momento. ¿Conversación? Sí, sólo si eres siempre que vayas de buen rollito y estés de acuerdo con la “ética” de mis negocios.

Disclaimer: Quizás mi manía contra concursos sea excesiva, podría ser resultado de haber tenido un padre ludópata que perdió absolutamente todo por culpa de su adicción.

ONO: les haces trabajo gratis, te cobran, te tratan de friki y no solucionan el problema

junio 3, 2009 15 comentarios

Desde el viernes pasado ONO tenía problemas con algunas webs, llamo el sábado o domingo comentando el problema y me tratan casi de estúpido. Que si reinicié el router, que miran los parámetros, les digo que no es problema de mi modem, sino de enrutado exterior. Me tratan casi como un loco, “señor, es usted el único que tiene ese problema, debe ser su antivirus”.

Ayer martes por la mañana el problema se agrava, vuelvo a llamar, me dicen más o menos lo mismo. Insisto, incluso les comento que había hechos pruebas con el traceroute y que el problema parecía estar en las líneas con Level3.net. Al final, después de darles el coñazo, llama a otra persona y me dicen “puede ser, hay alguna otra incidencia”. Me piden mi número de móvil, email y me hacen el “favor” de “sólo” cobrarme los primeros cinco minutos –45 céntimos– por la llamada. Pero no vuelven a ponerse en contacto.

Esta tarde se solucionó el problema, y me entero que después de casi cuatro días de fallos se dieron cuenta que… el problema estaba en Level3.

Entiendo que alguien de un call center, quizás de un lejano país,  que tiene que tratar con muchos clientes cabreados no tenga idea de lo que le explico y me trate casi de un friki ignorante. Que además me cobren por avisarles del problema y darles el diagnóstico preciso no es descabellado. Pero lo que es muy difícil de entender que en un proveedor del tamaño de ONO hayan tardado cuatro días en darse cuenta que había un problema importante.

No es el único caso, con Acens estoy igual desde hace semanas, pero empeoró bastante hoy. Y eso que también les avisé –y pasé logs de pruebas repetibles– de que tienen metido un firewall mal configurado por el medio.

Tengo ganas de poner un bar –sobretodo ahora que estoy aprendiendo a hacer cocktails pijillos–, creo que sería menos angustiante :-(

Categorías:empresas, internet Etiquetas: , ,

Llamadas de abogados

mayo 14, 2009 22 comentarios

22:25 de la noche, suena mi móvil, llamante 941234995. Número que no conozco. Atiendo.

- ¿Señor Ricardo Galli?

- Sí…

- Buenas noches, soy del Dept. Jurídico de la operadora Ópera. Le llamo porque han enviado una noticia que es calumniosa e intempondremos una querella inmediatamente sino…

- Perdona, perdona, ¿quién me has dicho que eres?

- Del Dept. Jurídico de la operadora Ópera…

- Ya, pero ¿cómo te llamas?

- No le puedo decir.

- ¿Eres abogado?

- Sí.

- ¿Y tu colegio y número de colegiado?

- No le puedo decir.

- ¿Y cómo es que has conseguido mi teléfono?

- No le puedo decir, pero es que es urgente, sino pondremos querella…

- Ya, me llamas a estas horas, a mi número privado, me dices que eres abogado, no me quieres decir quién eres, ni tus datos de colegio, ni de dónde has sacado mi número personal…

- Es que como le dije, es urgente.

- Adiós, hasta luego.

Pensé que era una coña, pero no. Ética profesional, que le dicen. O pobre el becario que le dan estos marrones, a estas horas.

Actualización: acabo de ir a mirar los archivos, se trata de esta noticia, se descartó esta tarde a pedido del autor del envío, el sitio enlazado también recibió amenazas de querellas. Visto lo visto, habría que “abrirla”, no se merecen eso. Para amenazar a las 22:25 de la noche hace falta compartir un buen tinto y jamón, ya ni en eso piensan  :-)

Categorías:empresas, legales

El cierre de ADN.es

enero 8, 2009 35 comentarios

Hace unas horas me enteré del cierre de ADN.es. Aunque en este caso pertenece a una gran empresa que controla muchos medios –y hasta premios, dicen– también me entristeció (y no tengo relación alguna) porque se pierde una empresa del entorno, y los puestos de trabajo buenos profesionales (que no dudo lo superarán muy rápido). Es una muestra más de lo difícil que es hacer negocios en Internet, sobre todo en este país. No se sólo una cuestión de la crisis actual, pero tampoco es lo algunos dicen de costes de servidores. No es lo más costoso, ni de lejos, siempre lo mayor es el gasto en personal (he leído que el coste anual de ADNS.es supera los dos millones de euros al año).

El problema de fondo, que se repite, es la muy mala situación de la publicidad en Internet en España.

Comparado con los volúmenes relativos que se mueven en EEUU y países del entorno, es insoportable por paupérrimo. Por ejemplo en Menéame hemos podido aguantar todo este tiempo sólo porque hemos sido extremadamente conservadores con los gastos –no tenemos ni oficina física– y le hemos dedicado muchísimo tiempo “gratis” además de la colaboración desinteresada de la gente. Si hubiésemos tenido que pagar sólo un salario razonable de programador  y un diseñador ya hubiésemos estado agobiados. Si esto pasa con un sitio que no genera contenido propio y que se nutre de la colaboración de sus usuarios, mantener un sitio de contenidos propios con profesionales pagados como tocan es casi un acto heroíco.

Algunos achacan este problema a que AdSense tiene más del 50% del mercado publicitario de Internet en España –factura más que Microsoft en España en todas sus ventas– y sus ventas de anuncios bulk. Puede ser parte del problema, pero creo que hay algo más de fondo: el conservadurimo y la falta de vista de las empresas a la hora de invertir en publicidad, pero también del propio mercado y las agencias publicitarias que en una gran parte actúan sólo de intermediarias –quedándose con un buen porcentaje–. Estas últimas han fallado porque están muy acostumbradas a jugosisímos contratos y seguramente les parecía que la publicidad en Internet no valía la pena por sus márgenes más ajustados. Así AdSense se encontró con un mercado casi sin competencia seria, y con su “democratización” de la publicidad tiró tanto los precios que benefician a corto plazo a los anunciantes, pero perjudica a los que generan software y fundamentalmnente contenidos.

A largo plazo no es sostenible y terminará perjudicando a todos. Si Planeta recoje sus trastos y empieza la retirada, ¿qué se puede exigir o criticar a los que lo intentan sin caer en demagogias de adolescentes con hormonas desordenadas obsesionados con “cancamusas” u obsoletos reclamos de “buhos” hechos para violarlos cuando convenía?

Dicho esto, no entiendo que un gigante como Planeta, que hace un año atrás parecía querer posicionarse como líder en Internet, haya tenido tan poca vista de cerrar uno de sus pocos sitios que generó interés. No será por falta de dinero, han tirado mucho más dinero en el coup d’estat en Vueling (cuando actualmente la aviación comercial es un negocio mucho más costoso y de alto riesgo).

En fin. Sólo unos privilegiados pueden tener canon, los demás que no somos considerados como “creadores culturales” –enanos y gigantes– tendremos que pelear duro. Como está claro que los gigantes son los primeros en replegarse cuando pintan malas, sólo nos queda hacerlo entre enanos [*] [**] y/o esperar que el mercado publicitario se blanquee de una vez y de finalmente el vuelco tantas veces pronosticado.

[*] Si antes no te masacra alguna parte de la blogocosa, escribidora y cool aunque improductiva, que a diferencia de los gigantes tratan a los enanos casi como delincuentes.

[*] Hablo en general, a pesar de las referencias a personas de baja estatura, no se trata de una auto alusión personal :-)

Categorías:empresas, internet

Las no noticias de la prensa y su subsistencia

diciembre 14, 2008 30 comentarios

Desde la concentración de “medios” en España –supongo que en todos lados es igual– hemos tenido que aguantar  las “noticias autobombo” –sin disclaimers–, noticias de empresas asociados (incluso redes sociales), estudios EGM, etc. que no son tales pero así no las venden con el único objetivo de promocionarse.

Luego con la competencia feroz entre corporaciones y cuando se vislumbaba la “crisis de los medios”, además de las repeticiones de los falsos debates y polémicas artificiales y estériles –como la última chorrada de Aguirre, Fraga, Bono o Pepiño–  tuvimos que soportar más amarillismo y manipulaciones para rellenar páginas y vender más periódicos.

Luego comenzó la guerra del fútbol o la Fórmula 1 y han convertido en “interés nacional” un simple interés económico corporativo. Pero cuando aparecen enormes titulares maniqueos como La Sexta interrumpe dos veces el Valencia-Espanyol para emitir publicidad en El País, significa que ya han perdido toda vergüenza, o que es sólo una muestra de la falsa realidad fabricada para sustentar los negocios de grandes empresas, dirigidas por señores y familias que han ganado fortunas durante varias décadas.

No es exclusividad de El País, pasa con casi todos los medios y a distintas escalas, nacionales o locales.

Pero no acaba allí.

Estos medios, especialmente los escritos y locales, desde hace años se sustentan en gran medida con las subvenciones ocultas de la publicidad de la administración que les ha permitido mantener su audiencia e incrementar el poder e influencia de estos “medios”.

Por otro lado hay una realidad muy diferente.

Salvando las enormes distancias [1] el ejemplo del Menéame [2] que si se compara en número de lectores y visitas  con cualquier cabecera de noticias española –digitales o escritas– quedaría siempre entre los primeros.

Aún así nunca hemos solicitado ni recibido nada de la administración. Nunca hemos ido a pedir apoyo y publicidad de grandes empresas. Incluso aunque el director de mi Dept. en la universidad (UIB) nos ofreció la posibilidad de ayudarnos con temas de infraestructura hemos preferido mantenerlo al márgen e independiente –a veces tengo buen criterio–.

Antes no ganábamos dinero, pero desde enero de 2008 que entramos en pérdidas –cubiertas con inversiones y trabajo personal completamente privadas y personales– por la crisis de la publicidad AdSense que ya anunciaba una crisis global (afortunadamentemente en noviembre hemos vuelvo a números negros y a empezar a recuperar las pérdidas de casi un año).

En todo este tiempo y a pesar de las dificultades ni se nos pasó por la cabeza pedir ayudas, siempre supimos que sólo era responsabilidad nuestra. Si estamos sobreviviendo a estos malos tiempos es por la colaboración desinteresada de mucha gente, ninguno de ellos políticos, además del enorme esfuerzo de los socios. Tampoco tuvimos la cara  tan dura de proclamar que un sitio como el Menéame –mucho más “democrático” y con libertad de expresión que cualquier “medio”– es fundamental para la democracia, la libertad de expresión o la madre que los parió.

De hecho si el Menéame cerrase aquí no pasaría nada. A los sumo se hablaría unos días, nos criticarían muy duramente en la blogocosa por no haber tenido plan de negocio, por no haber sabido crecer, por no haber pedido donaciones… o por haberlo pedidas, o por ser unos cantamañanas 2.0. Pero después de una semana nadie hablaría de nosotros, y la “democracia” española seguiría igual de bien, o mal, que hasta ahora.

Sin embargo, pocos después de leer que La prensa pide auxilio al gobierno tenemos que volver a darnos cuenta de para qué necesitan “auxilio”.

y reclaman al Gobierno subvenciones a la prensa en uno de los pocos países de Europa donde no existen ayudas estatales.

[...]

Ante este panorama, la presidenta de los editores, Pilar de Yarza, reclama subvenciones al Gobierno cuando España

[...]

La mayoría de las autonomías conceden subvenciones que en casos como Cataluña llegaron a 12,9 millones de euros en 2007, 4,3 millones en Euskadi o más de dos millones en Galicia. Pero además está el enorme caudal de publicidad institucional, suplementos especiales y etc. que supone una buena parte de los ingresos en la mayoría de los diarios.

Mientras más lo pienso y reflexiono, más me desconcierta el tema, la falta de lógica, y cómo se ha deformado todo.

Mientras somos muy críticos porque una start up como MobuzzTV (sólo como ejemplo, y no niego que no haya habido críticas con mucha razón) que no recibió un duro de dinero público pida donaciones voluntarias, por otro lado vienen unas personas acaudaladas exigiendo que les paguemos con nuestros impuestos la mala época que están pasando en sus hasta hace poco millonarios negocios –con muchos millones derivados de nuestros dineros– y no pasa nada. Incluso muchos se preocuparán por el tema.

Los ejemplos como los “autores” y  de la SGAE ha cundido demasiado. Sucesivos gobiernos ceden alegremente a estas presiones en nombre de la “cultura”, la “democracia”, o la madre que los parió. Y nadie se escandaliza, ni la “prensa democrática” de nuestro país… oh wait!

Entre bueyes no hay cornadas

[1] No soy “emprendedor” aunque algunos lo afirmen. No era la intención original crear una start up, fue todo casi accidente prácticamente obligados por las leyes y la realidad: la responsabilidad legal y tributaria, LSSI, LOPD, Agencia de Protección de Datos, los costes de equipamiento, asesoría legal y contable, facturación, contratos laborales, etc.

[2] No es un “medio”, no genera contenidos –salvo los comentarios individuales–, ni pretende ser “periodismo”.

Categorías:ética, empresas, medios

Los planes con el coche Tesla

diciembre 1, 2008 18 comentarios

Tesla Motors es una compañía de Silicon Valley que fabrica unos coches completamente eléctricos. Ese coche que sale en portada de la página web cuesta algo másde 80.000 euros. Esta empresa pidió un préstamo de –sólo– 400 millones de dólares al gobierno para desarrollar el siguiente modelo –Model S– orientado más al mercado familiar y de clase media alta (costaría unos 50.000 euros).

En el New York Times la hecan una crítica feroz y bastante desafortundada: Si sólo los ricos lo pueden comprar. ¿Deberían recibir ayuda de los contribuyentes?

Jason Calacanis responde punto por punto en un artículo en On Bailouts and Sports Cars. Merece la pena leerlo cuidadosamente, para encontrar cosas admirables… y patrioterismo auténticamente norteamericano (también dudo que si tienen mucho éxito y quieran bajar los precios sigan fabricando los coches en EEUU).

De ese artículo aprendí algo curioso. Esa costumbre que tengo yo en responder línea por línea –copiado a Eric Raymond– a apuntes de otros blogs o comentarios en éste tiene un nombre: fisking.

Fisking: The act of delivering criticism on a line-by-line basis established by conservative bloggers to check the British journalist Robert Fisk.

Pero lo que me dejó mas cabizbajo fue la amplitud de miras hasta en las discusiones que pueden parecer más pueriles. Directamente discuten y plantean cómo dominar el mercado mundial de los coches eléctricos y que esto ayude a dar vuelta a la crisis al mismo tiempo que elimina la dependencia del petróleo de oriente.

Quizás mi percepción sea errónea, pero aquí me parece que no pasamos de discusiones de vuelo rasante de si aumentará el consumo, si bajarán o no los precios de la vivienda, si damos o no no ayudas para que las fabricas de coches tradicionales sigan fabricando aquí. O peor, si es que necesitamos fichas o regulaciones para informática. Incluso mucho peor, si tenemos homenajear o no a una monja y por qué no había invitados del País Vasco para la lectura de la constitución en el congreso.

¿Por qué da la impresión que nuestras miras son siempre tan bajas? En temas de tecnología no tenemos mucho para hinchar el pecho, pero en renovables –solar y eólica– todavía parece que estamos en la avanzadilla. ¿Por qué no hay debates profundos sobre ese tema y cuánto nos convendría invertir con el dinero de todos para intentar “dominar la tecnología y el mercado”?

Parece que exagero, pero se pueden adivinar las portadas de cualquier periódico: los problemas del PP y Rajoy, la última tontería de los Chávez, crucifijos sí crucifijos no, más noticias de lo que ocultó Aznar sobre Guantánamo (en otros periódicos dirán que muchos de los vuelos fueron con Zapatero), la última noticia de violencia machista –hay varias cada día–, la última tontería que dijo o hizo Esperanza Aguirre, la crítica de Pepiño al PP, la crítica de Soraya al PSOE, la última gilipollez de Otegi, más problemas con EpC en Valencia, de un auto de Garzón, …

Estaría bien encontrar titulares como: “Gobierno y oposición acuerdan la inversión de X millones de euros en la empresa Y para apostar por el líderazgo tecnológico/energético/informático” (o cualquier otro que indique que pretendemos ayudar a mejorar un poco el mundo, no sólo “aumentar el consumo y la confianza del consumidor”)

Estaría también muy bien que en las páginas de tecnología de los periódicos se hablase menos sobre la última tontería o engaño matrimonial en Facebook, los problemas  de la “piratería” o lo que sacará Apple en navidades, o el último bulo del gran invento de un jubilado español y se encontrasen artículos de opinión y análisis como el del New York Times sobre si conviene o no poner dinero de los contribuyentes en determinadas empresas de tecnología.

Aunque estén tan equivocado como éste, sería alucinante. Algunos blogocósicos no las pasaríamos tan bien como el Jason Calacanis y su fisking (actualmente ya ni se puede practicarlo, las noticias nuestras sólo se componen de un concepto o idea y con casi nada sobre el que contrastar con evidencias).

Relacionada: Las energías renovables han generado en España más de 89.000 empleos directos.

Categorías:ciencia, empresas Etiquetas: ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 485 seguidores